La hora de hacer las cuentas

La Bolsa de Comercio de Rosario informó que, en dos años, los costos subieron más de 30% en dólares.

Por
05deNoviembrede2011a las09:41

Entre las principales preocupaciones macroeconómicas que tienen los países se encuentra la de alcanzar un aumento sostenido y permanente de la competitividad. Y un aspecto importante relacionado a ello son los costos de producción domésticos.

En el último informe semanal de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, se dio a conocer la evolución de los costos de producción y comercialización agrícola en Argentina para el período 2009/2011. A partir de los datos analizados por la entidad, se desprende que los costos de explotación agrícola aumentaron más de un 30% en los últimos dos años, lo que podría generar, en un futuro cercano, problemas de rentabilidad para los productores agropecuarios.

Los analistas de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos destacaron que la Argentina es un país tomador de precios, con lo cual el sector agropecuario argentino tiene la obligación y la necesidad de producir con los menores costos de explotación posibles y preocuparse por mejorar la competitividad y la eficiencia. Para comenzar con el análisis que luego los llevó a concluir sobre el aumento de los costos, los especialistas tomaron los datos relativos a los meses de octubre de 2009, 2010 y 2011.

Así, destacaron que para el cultivo de mayor área sembrada en Argentina, la soja de primera, el costo de explotación de octubre de 2009 pasó de 506 dólares por hectárea a un valor de 686 dólares en octubre de 2011 (35,6%). En el caso del maíz, la variación en los costos fue de 43,8% (de 707 U$S/ha a 1.017 U$S/ha). Este incremento bianual en el maíz se asemeja al registrado en los costos de la soja de segunda y del girasol (43,5% y 42,9%, respectivamente). Sin embargo, estos cultivos no son los que mostraron las mayores subas. Según el estudio, en el trigo los costos crecieron un 45,3% en dos años (de 422 U$S/ha a 613 U$S/ha) y, por su parte, el sorgo mostró el mayor ascenso: de 504 U$S/ha a 780 U$S/ha, con incremento bianual de 54,8%.

Con estos datos, los especialistas profundizaron aun más el análisis y ponderaron la importancia que tiene cada uno de los cultivos en el total de la superficie sembrada argentina y señalaron que se ha obtenido un costo promedio ponderado, para cada año, que asciende en el año 2009, a 487 U$S/ha, pasa en el 2010, a 584 U$S/ha y, en el 2011, cierra con 689 U$S por hectárea.

Entonces, a modo de conclusión, los analistas abren la discusión y dicen: “La producción argentina ha tolerado estos altos incrementos en los costos en dólares por la buena evolución que registraron los precios internacionales de los granos, durante la fecha considerada”, y luego advierten sobre qué sucedería si se presenta un escenario recesivo a nivel mundial como consecuencia de la crisis económica europea o por otros factores y se retrajeran los precios internacionales de los granos.

En este sentido, subrayaron: “Ya para esta próxima cosecha, nos enfrentaríamos con costos de producción elevados y precios a cosecha más bajos. De materializarse este escenario, los productores se encontrarían con problemas de rentabilidad en sus actividades, especialmente aquellos alejados de la Zona Núcleo”. “La suba de costos en dólares de los últimos años es un llamado de atención para todos y debería ser objeto de monitoreo y seguimiento en el próximo año”, remarcaron.

Temas en esta nota