Hay ingreso récord de divisas pero igual faltan los dólares

Por exportaciones agropecuarias entraron US$ 22.200 millones y se superó la marca de 2008. Aún así, no alcanzan para abastecer la demanda de dólares que se expresa en una elevada fuga de capitales de US$ 3.758 millones en octubre.

07deNoviembrede2011a las07:49

Con el final de octubre las cerealeras exportadoras habían ingresado al país más de US$ 22.200 millones, batiendo todos los récords desde que -tras la crisis de 2001- se estableció que era obligatoria la liquidación de las divisas generadas por el campo. El aluvión de agrodólares, sin embargo, no alcanza para cubrir la elevada demanda que se registra en el mercado local desde julio. Así, la fuga de capitales también batió sus propios marcas, con US$ 3.800 millones de pérdidas solamente el mes pasado.

El dato muestra claramente el cambio de humor de los agentes económicos y explica la urgencia de las medidas que viene tomando el Gobierno para incrementar la oferta de dólares, por un lado, y limitar la demanda desde empresas y particulares, por el otro. Y es que son mucho más los dólares que salen del circuito cambiario que los que ingresan, en un drenaje que comenzó a carcomer las abultadas reservas del Banco Central, de US$ 47.264 millones.

Hoy, como sucede cada lunes desde mediados de 2002, los exportadores de cereales actualizarán el dato sobre su liquidación de divisas. Cuando aún restan dos meses para fin de año, el acumulado desde enero superará con holgura los US$ 22.228 millones inyectados por ese mismo sector a lo largo de todo 2010. En rigor, las cerealeras vienen ingresando de 400 a 700 millones semanales, y hasta el 28 de octubre ya habían liquidado 22.208 millones.

La buena disponibilidad de divisas provenientes del negocio agrícola (las exportadoras ingresan dólares para comprar la cosecha a los productores y, en ciertos casos, anticipar el pago de retenciones) contrasta con las peripecias que vive actualmente el Banco Central para mantener a raya la cotización del dólar en el mercado mayorista de esa divisa. El cambio de tendencia es evidente: hasta aquí, con mucha menos disponibilidad de dólares (hasta 2006, por caso, las liquidaciones agrícolas no superaron los US$ 12.000 millones), la autoridad monetaria había actuado a su antojo, incrementó notablemente el nivel de reservas y hasta se dio el lujo de usarlas para cancelar algunas pesadas deudas, como la que el país mantenía con el FMI.

Tras confirmar que la liquidación de agrodólares sigue siendo abundante, el IERAL aseguró que el déficit actual en el mercado cambiario obedece a “un problema de demanda y no de oferta”.

Es decir, para el instituto de la Fundación Mediterránea, no es que los dólares sean actualmente escasos sino que alguien (o muchos) los requieren en mucha mayor cantidad.

El quiebre de la calma chicha que reinaba en el mercado de divisas se registró con claridad en julio pasado. Es que a partir de ese mes el Banco Central comenzó a vender más dólares de los que compraba, en una tendencia que no ha parado desde entonces y llegó a provocarle un nivel récord de pérdidas de US$ 1.600 millones en octubre.

“Mientras que durante 2010 el Central logró adquirir reservas casi todos los meses (excepto febrero), para 2011 la curva pasó a terreno negativo desde mitad de año”, advirtió el IERAL, que recomendó a las autoridades prestar más atención al fenómeno económico que provocó el fuerte salto de la demanda más que a restringir las ventas minoristas por vía de los controles de la AFIP. En otras palabras, los expertos consideraron que el Gobierno debería “tomar medidas para despejar la incertidumbre respecto de las políticas económicas a implementar en el futuro”. Inflación, gasto público y tipo de cambio serían algunas variables que -desde esta posición- “deberían converger en un andarivel moderado”.

En ese mismo sentido se manifestaron ayer otros economi

Temas en esta nota