La crisis global y las dudas locales les costaron a las acciones bancarias caídas de más del 5%

La bolsa argentina cerró en baja ayer, arrastrada por la tendencia de sus pares globales, ante la incertidumbre sobre la capacidad de los nuevos gobiernos de Italia y Grecia de resolver la crisis de deuda en Europa.

Por
15deNoviembrede2011a las07:35

El índice Merval finalizó la rueda con una baja del 2,71%, con los papeles de bancos locales a la cabeza con caídas de hasta el 5%. Los bonos soberanos también sufrieron bajas generalizadas, aunque más modestas.

“Aunque monitoreando también la marcha de las últimas iniciativas económicas, los activos financieros domésticos se encuentran todavía sujetos a los vaivenes globales, donde Europa sigue actuando como epicentro para definir diariamente el apetito por riesgo”, explicó el Gustavo Ber, del estudio homónimo, en su comentario de cierre.

El sector financiero fue el más golpeado durante la primera jornada de la semana. Las acciones de la banca local se vieron doblemente perjudicados, principalmente por el contexto internacional que tiene en las entidades financieras a sus víctimas predilectas, pero también por las turbulencias locales en el mercado cambiario y el goteo de depósitos en dólares.

El sector financiero es el más afectado por la crisis de deuda europea, ya que la banca es la principal acreedora de países en riesgo de default, como Grecia. Las entidades financieras de todo el mundo sufren este contagio.
Los papeles de Banco Macro, por ejemplo, concluyeron el día con una baja del 5,28%, los del Banco Hipotecario retrocedieron 5,10% y los del Grupo Financiero Galicia otro tanto.

Pero más allá de los bancos, los papeles de las 18 empresas que conforman el índice Merval registraron bajas. Además de los bancos, sufrieron fuerte caídas las acciones de empresas energéticas, impactadas por las indefiniciones respecto al futuro de la política de subsidio a la energía por parte del Gobierno.

En el mercado de renta fija, los bonos soberanos también registraron caídas generalizadas. Los que más perdieron, en línea con las turbulencias en el mercado cambiario y las expectativas de devaluación, fueron los títulos en pesos.

En concreto, cayeron fuerte el Par (6,5%) y el Cuasipar (2,5%). Los bonos nominados en dólares y de mediano plazo sufrieron bajas más moderadas, como las del Bonar 2017, cayó 0,9%, y el Boden 2015, con un retroceso del 0,4%. Los cupones PBI cayeron en promedio 1,5%.

Temas en esta nota

    Cargando...