Alemania y sus bancos también sufrieron el contagio y asustaron a Wall Street

Las bolsas europeas cerraron neutras, pero luego del fin de la jornada la rebaja de nota a 10 bancos alemanes y las dificultades germanas para emitir deuda impactaron en Nueva York. Wall Street perdió 1,7% y el euro tocó su valor mínimo en las últimas cinco semanas.

Por
17deNoviembrede2011a las08:02

La crisis de deuda europea golpea de lleno en el corazón de la zona euro, y los temores que dispara golpearon ayer en todos los mercados del mundo. La propia Alemania sufrió ayer las consecuencias de la desconfianza de los inversores, cuando no llegó a cubrir una colocación de deuda, y la calificadora Moody’s le rebajó la nota a 10 de sus bancos. En ese contexto, Wall Street retrocedió 1,7% y las bolsas europeas en equilibrio. El euro perdió otro 0,6% frente al dólar.

Las acciones cayeron el miércoles en Wall Street, luego de que autoridades monetarias de Inglaterra dijeron que la crisis de deuda europea representa un peligro para la economía global y Fitch advirtiera que los problemas en el viejo continente amenazan con contagiar a los Estados Unidos.

Por tercer día consecutivo, el día estuvo marcado por ventas masivas de bonos soberanos de países europeos. El diferencial de los bonos soberanos franceses a 10 años respecto a sus equivalentes alemanes se amplió a un récord en la era euro, por temores a que la crisis se esté moviendo a economías que se consideraba aisladas a los problemas. Los bonos de Italia y España, dos economías de cuyos problemas ya nadie duda, también recibieron castigos.

Estos temores que golpean las emisiones de todos los países europeos, salvo las de Alemania, le están trayendo dolores de cabeza a la principal economía de la Unión Europea a la hora de financiarse. El “vuelo a la calidad” de quienes abandonan los papeles italianos, griegos y españoles, en favor de los alemanes, ha bajado tanto su rentabilidad que a Alemania le está costando atraer el apetito de los inversores. En una colocación de bonos a dos años por 4.815 millones de euros realizada ayer, los suscriptores apenas alcanzaron a cubrir la oferta.

Las compras del Banco Central Europeo en el mercado secundario para intentar sostener el precio de los bonos del resto de los países europeos sólo dificultaron aún más la colocación alemana.

Como si todo esto fuera poco, la canciller alemana, Ángela Merkel, debió sufrir también una rebaja de la calificación crediticia de varios de los principales bancos de su país. Moody’s recortó la nota a 10 bancos de Alemania, casi todas entidades del sector público. La empresa de riesgo crediticio alegó que la rebaja se dio en un marco donde considera que es menos probable que el gobierno alemán vaya intervenir con un plan de rescate. Irónicamente, la decisión se conoció justo después de la decisión del gobierno de Angela Merkel a cerca de reactivar su fondo de rescate bancario, conocido como Soffin, con el fin de recapitalizar los bancos del país cuando sea necesario.

Como la mayor parte de estas malas noticias llegaron luego del cierre de las bolsas del viejo continente, la performance de esos mercados fue mejor que la de Wall Street. A excepción de la bolsa de Atenas, que perdió 2,4%, las principales plazas cerraron neutras el día de ayer.

Del otro lado del océano, en cambio, los índices Dow Jones y Standard & Poors 500 registraron bajas de relevancia, del 1,6% y 1,7%, respectivamente.

Las caídas tuvieron lugar a pesar de buenos resultados corporativos, crecimiento mayor a lo esperado de la producción industria y un desaceleramiento de la inflación. Pero las buenas nuevas en la economía estadounidense no alcanzaron a paliar el impacto de los problemas europeos, que ponen en la línea de fuego a los bancos americanos.
El euro, por su parte, cayó a u$s 1,314 por unidad, su mínimo en cinco semanas.

Temas en esta nota

    Cargando...