Quita de subsidios a grandes empresas hundió más de 4% a la bolsa porteña

Las compañías pagarán más por la energía, lo que se trasladará a los costos de producción y golpeará la rentabilidad Para las energéticas, se aleja la posibilidad de un ajuste tarifario

18deNoviembrede2011a las07:59

Mayores costos para producir. Mayores precios. Menor demanda. Menor rentabilidad. Peor balance. Caída en el precio de la acción. Enfriamiento económico. Esta es la síntesis que, en dosis considerables, ayer cruzó el recinto de operaciones de la Bolsa porteña.
Analistas, brokers e inversores se mostraron temerosos ante lo que ellos consideran, será, un cambio en las condiciones económicas, el contexto, en el que venían trabajando las compañías locales de todos los sectores. En rigor, ataron la quita de subsidios dispuesta por el Gobierno Nacional a un escenario con propensión al enfriamiento económico y una suba de los costos de producción.

“Es imposible que los balances de las empresas no consignen lo que va a ser este aumento en los costos, ya que desde el mismo momento en que se dispuso la quita del subsidio, hay que tener presente que las empresas van a pagar más sin poder trasladar del todo ese aumento a los precios”, señaló el jefe de una mesa de dinero de un banco de capital nacional.

El índice Merval dejó testimonio de esta visión nada prometedora y perdió 4,1%. En el mes, el indicador de acciones líderes desciende 13,3% mientras que desde principios de año cae 28,5%.

Sin embargo lo más significativo de la jornada fueron las fuertes caídas que experimentaron compañías pertenecientes a sectores heterogéneos. Molinos Río de la Plata descendió 7,38%, mientras que Mirgor perdió 7,34%. Entre las financieras, BBVA Banco Francés descendió 6,1% mientras que Grupo Financiero Galicia cayó 4,26%.

Entre las compañías de energía, también leyeron con cierto pesimismo el dato de la quita de subsidios. Transener perdió 6,2% mientras que Edenor cayó 4,26%. En opinión de los expertos, el descenso de estas empresas se debe a que, en el actual contexto, y con el reacomodamiento de subsidios (y la quita) estas empresas, que no recibían en algunos casos directamente ese dinero sino que era desembolsado por el Gobierno Nacional, ahora tendrán menores chances en el corto plazo de realizar un ajuste tarifario. En rigor, el ministro de Planificación, Julio De Vido, sostuvo en la conferencia celebrada el último miércoles que no habrá aumento de tarifas. De todas formas, señalan que considerando el mediano plazo, la decisión tomada por el ministerio de Hacienda “abre la puerta a cambios en las tarifas”.

Riesgo del soberano
En el caso de los títulos públicos, estas emisiones también cotizaron con fuertes descensos replicando la reacción de las acciones, si bien en este caso los argumentos también hay que buscarlos en las malas noticias que llegaron desde Europa (ver pág. 4). Entre los que más bajaron estuvieron el Discount en pesos, que perdió 4,2% y el Bocon 6a.serie que descendió 1,7%. Siempre entre las emisiones más difundidas, otras bajas se registraron en el cupón PBI con un descenso de 0,63% y el Boden 2013, que perdió 2,26%. Para los analistas, el cupón PBI en pesos sigue siendo una oportunidad. Según Juan José Vázquez, jefe de research de Bull Market Brokers, a los precios actuales ($ 14,1), el Cupón PBI en pesos (TVPP) “se convierte en una alternativa de inversión muy interesante”. Según el analista, el 15 de diciembre este título pagará $5,975 correspondientes al crecimiento del PBI en 2010. Es decir, que en un mes se recupera el 42% de lo invertido. Por otro lado, considerando que, según datos del REM a octubre, el PBI crecería un 7,5% y el deflactor del PBI sería del 18% en 2011 (teniendo en cuenta la desaceleración en el segundo semestre), el pago estimado al 15 de diciembre de 2012 sería de $8,793. De esta manera se recupera la inversión más

Temas en esta nota