Los 12 apóstoles de Moreno debutan hoy para controlar al dólar paralelo

Una lista con 12 nombres ha sido distribuida entre los banqueros y cambistas. Son los 12 hombres a los que Guillermo Moreno les dio la misión de terminar de doblegar al mercado informal del dólar e imponer un techo de $ 4,50.

21deNoviembrede2011a las07:58

Una lista, 12 nombres, una misión: controlar al dólar paralelo. Si es que la realidad supera a la ficción, los próximos días serán una prueba ineludible de ello. Como si se tratara de una ley que no puede infringirse, en las últimas horas circuló con una celeridad asombrosa una lista con 12 nombres cuyo común denominador es que se trata de hombres que han sido seleccionados por el inefable secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno con dos fines: amedrentar a los cambistas y controlar las operaciones del mercado paralelo del dólar.

Con el primer objetivo ya cumplido -hay miedo y cautela en el sector- urge decir que contra lo que muchos piensan, la segunda finalidad del hombre más poderoso del momento no sería cancelar permanentemente la operatoria de esta plaza ilegal del dólar, sino controlar que los negocios respeten un techo de $ 4,50 en el valor del billete.

Esos 12 nombres, que fueron enviados en un mail tienen desde hoy el permiso explícito de Guillermo Moreno para hacer y deshacer. En la traducción, esto implica que cualquiera de ellos puede vulnerar la seguridad privada de las casas de cambio y oficinas dedicadas al negocio de las divisas, apersonarse hasta las sinuosidades y recónditos parajes donde siempre está ubicada la mesa de dinero de cualquier entidad, y “requerir” la información que consideren necesaria. “Nadie puede impedirlo, tienen el poder de un juez”, señalan que le dijo Moreno al banquero.

La lista ha sido redistribuida en dos reuniones que tuvieron los cambistas y banqueros el jueves y viernes último. También el mail fue reenviado a aquellos que no pudieron asistir. Algunos cambistas incluso se han tomado el trabajo de investigar a los apóstoles del secretario de Comercio Interior: dicen que algunos de ellos vienen del Central (no del Banco, sino del Mercado).

El argumento que recorre toda esta secuencia resulta obvio: en Comercio Interior no quieren que la brecha entre el dólar oficial y el paralelo agrande las expectativas inflacionarias y que los precios de la economía comiencen a descontar un alza por encima de la consensuada. La intensidad con la que ha irrumpido Moreno en la plaza tiene su génesis en un dato poco difundido: cuando el dólar informal tocó los $ 5, algunos precios básicos de materiales del sector de la construcción y otros precios de la economía ajustaron 15% extra, cuando ya llevaban otro 20% este año.

Esto fue lo que habría llevado a Moreno a enviar la lista por mail a uno de los banqueros más castigados por el Gobierno, para que éste se encargue de distribuirla. Las reacciones han sido disímiles. Mientras algunos cambistas han “limpiado” sus discos rígidos, y renovado el stock informático y otros han colocado personal de seguridad en las puertas, algunos han retirado las escoltas para no “confrontar” con los futuros visitantes. Eso sí: nadie realizó operaciones bajo la modalidad que solían hacerlo en las últimas semanas.

Como fuere, la paradoja es que si el mercado paralelo del dólar siempre ha sido esquivo a los controles -en rigor cerró la semana en $ 4,75, no en $ 4,50 como quería Moreno-, a partir de ahora, y en opinión de los propios protagonistas, resultará más esquivo que nunca. Si bien el mensaje que “bajan” los cambistas y banqueros es que “vamos a cooperar, no queremos problemas, hace décadas que estamos acá y no nos vamos a ir”, en la práctica esto significó no operar dólar informal en los últimos días, salvo en contadas excepciones y para “clientes de toda la vida”.

Sin embargo, esto podría poner en apuros al propio Gobiern

Temas en esta nota