Esperan mayor oferta de dólares y nueva ofensiva para frenar tasas

La liquidación forzada de algunos sectores se sumará al impulso estacional a la demanda de pesos. El viernes los bancos recibieron orden de no pagar más de 20% por depósitos.

Por
21deNoviembrede2011a las08:01

Se avecinan días de mayor alivio cambiario para el Gobierno. El mercado anticipa una oferta reforzada de dólares gracias al doble efecto de la liquidación obligada de algunos sectores y el impulso estacional a la demanda de pesos. Pero mientras una menor presión dolarizadora permitiría recomponer al menos parcialmente las arcas del Banco Central, también se descuenta una nueva ofensiva para domesticar las tasas de interés e inducir una baja tras la reciente escalada.

Los próximos días el Banco Central (BCRA) podrá pilotear la tormenta con una cintura más holgada. Además de la mayor oferta de divisas que conseguirá por las exportaciones de nuevos sectores más allá del agrario, como el minero, petrolero y asegurador, la entidad oficial se encontrará con más dólares por parte del público en general. Fin de año, diciembre en particular, es una temporada de alta demanda de pesos. Las empresas deben pagar aguinaldos, bonus y otras asignaturas extra, mientras que también aumenta la demanda de efectivo de los minoristas por las vacaciones.

Este aumento estacional de pesos aumentaría la oferta de dólares en el mercado. Si para ese entonces el grifo sigue cerrado para las compras de divisas, el BCRA tendría altas chances de recomponer su nivel de reservas. La mesa oficial perdió alrededor de u$s 1.500 millones desde que comenzaron los controles cambiarios y lleva una sangría en sus arcas de más de u$s 6.000 millones en lo que va del año.

Al mismo tiempo, la expectativa es que también repunte el volumen de los negocios en los mercados mayoristas de dólar, donde juegan grandes players como bancos y empresas. En la última semana las operaciones se habían reducido cerca de un 60%, sin dólares financieros, con importaciones cerradas por pedido oficial y escasa oferta comercial.

Por lo pronto, ya el viernes comenzaron a materializarse alguno de estos puntos. El total de operaciones en el Mercado Electrónico de Cambios (MEC) ascendió en la jornada a u$s 107,732 millones, mientras que en el SIOPEL se transaron u$s 138,550 millones, aunque todavía están lejos de los más de u$s 200 millones que operan a diario cada uno de estos mercados. A su vez, la semana pasada el organismo conducido por Mercedes Marcó del Pont pudo acumular más de u$s 150 millones. En ese período, el tipo de cambio acumuló una pérdida de un centavo y medio borrando casi toda la ganancia obtenida en la semana precedente.

Pero el viernes también arreció la presión sobre las tasas. Según trascendió, hubo orden oficial para que ningún banco operara con una tasa de plazos fijos mayor al 20% anual. Y el sistema, dicen, acató por completo. Fue el efecto que se habrían esforzado en buscar el ministro de Economía, Amado Boudou, y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, tras la reunión que habían mantenido el día anterior con los banqueros. De este modo quisieron mostrar la efectividad del exhorto para que redujeran las tasas de interés, que hasta ese día habían escalado al 24%. El argumento de los funcionarios es que, a estos niveles, el fondeo ya no responde a las variaciones de tasas. Y que el hecho de reducirlas les permitirá ir bajando los costos de financiamiento que cobran a sus clientes.

El esfuerzo también se notó en el call money (la tasa de préstamos a muy corto plazo entre bancos y empresas), que en la mitad de la semana pasada llegó a un pico del 17% y que se redujo el viernes a 9,75%.

Por Dolores Ayerra e Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota