EE.UU. se desacelera y suma un nuevo frente de tormenta para los mercados

La revisión del PBI del tercer trimestre en EE.UU. fue anotada a la baja desde 2,5% a 2%. Un pedido alemán para que España anuncie medidas volvió a sembrar incertidumbre.

Por
23deNoviembrede2011a las07:53

De menor a mayor, las bolsas del mundo terminaron mejor de lo que habían empezado. En otra jornada de incertidumbre en los mercados financieros, está vez la nota la dio Estados Unidos. La mayor economía del mundo creció en el tercer trimestre a un ritmo menor que el estimado previamente, una señal poco alentadora para los inversores. El Producto Bruto Interno (PBI) subió 2% interanual, y no un 2,5% como se había calculado inicialmente. Esto trajo un malestar que sólo profundizó el malhumor que ya venía acarreando Europa (con una pésima emisión de deuda de España), que terminó con un rojo de hasta 1,5%.

En opinión del economista Luis Palma Cané, la caída del mercado “fue una sobre reacción negativa, cuando la diferencia en el crecimiento se debe a un efecto de inventarios; por otra parte, si se deja de lado dicho efecto, el crecimiento fue nada menos que del 3,55%”.
En la jornada, un dato positivo salió al cruce: el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que ampliará sus líneas de crédito para los países más golpeados por la crisis, algo que permitió que Wall Street recortara pérdidas. Así y todo, el índice S&P500 –el más representativo de EE.UU.– cayó 0,5%. Así amplió la seguidilla de caídas que traía del lunes y de la semana pasada. Hacía cuatro meses que este índice no acumulaba un pérdida similar.

“El FMI se ha dado cuenta que hay un problema no resuelto y que están tratando de hacer todo lo posible para evitar que esto llegue a una crisis de liquidez”, dijo Peter Sorrentino, administrador de fondos senior de Huntington Asset Advisors.

“Los índices bursátiles levantaron después de que el FMI renovó su línea de crédito programa para alentar a los países que enfrentan shocks externos con pocas condiciones”, reseñó otro operador. Lo cierto es que los líderes europeos no logran poner fin a su crisis de deuda, e incluso se mantienen escépticos. Michael Meister, portavoz de Finanzas del Partido Demócrata Cristiano de la canciller alemana Angela Merkel, dijo que “no tenemos ninguna nueva bazuca para sacar de la bolsa”. La expectativa del mercado también transitó por el frustrado recorte al déficit en EE.UU. y la situación de China. Según Portfolio Personal, “otro golpe certero fue que el Banco Mundial advirtió sobre un aterrizaje suave de China”. La economía de ese país enfrenta crecientes riesgos por la crisis de deuda soberana de Europa y el endeudamiento de los gobiernos locales chinos, pero podría conducir un aterrizaje suave aliviando la política monetaria. La cautela global no se trasladó al petróleo que subió 1% hasta los u$s 98; pero sí al oro que cerró en u$s 1.700 (+1,25%) y al rendimiento del bono de EE.UU. a 10 años que cayó 2 puntos básicos a 1,94% (por ende, subió de precio el título).

El índice Merval pudo repuntar durante la rueda y anotó una suba del 1,2%. Entre los papeles que más avanzaron se ubicaron Mirgor (3,71%) y Siderar (3,44%). Por el contrario, los bonos finalizaron a la baja. Se destacaron el PR 12 (-0,41%) y el Par en dólares (-1,87%). Los cupones PBI tuvieron un comportamiento mixto: el de dólares cedió 0,50% mientras que el emitido en pesos avanzó 0,64%.

Temas en esta nota

    Cargando...