La debacle del trigo pega en toda la cadena

AACREA advierte que los productores van a perder. Pero también contratistas, fleteros y semilleros.

Por
26deNoviembrede2011a las09:20

Se acerca la cosecha de trigo en la región pampeana y los precios del cereal siguen bajando por los altos stocks mundiales y por las restricciones a las exportaciones impuestas por la Secretaría de Comercio. Este comportamiento afectó primero el resultado en campos alquilados, pero ahora se extiende a la producción en campos propios.

Actualmente, el rinde necesario para cubrir los costos del trigo en un campo del oeste de la provincia de Buenos Aires es de 3,9 toneladas por hectárea. El rendimiento promedio histórico que se obtiene en esa zona es de 2,9 toneladas por hectárea. Por eso, el productor que desarrolla el cultivo en campo propio tampoco va a poder cubrir los costos.

La situación actual es muy distinta a la que se planteaba al momento de la siembra del cultivo, con un precio de 190 U$S/Ton, 38% superior al que se ofrece ahora para la cosecha (de 114 U$S/Ton).

Encima, los productores no son muy optimistas respecto de los rindes que se obtendrán en esta campaña triguera. Es que serán más bajos que los del ciclo anterior, por escasez de humedad durante la encañazón y en la etapa final del llenado de grano, un escenario que producirá granos más livianos.

“La situación de ahogo económico y financiero con el trigo no quedará circunscripta a los productores”, afirma Santiago del Solar, ex presidente de Maizar.

Los contratistas tendrán dificultades para trasladar el aumento de los costos, del orden del 25%, a la tarifa de cosecha. “No va a ser fácil que los productores convaliden esos valores, porque el año pasado vendieron el trigo a 180 U$S/Ton y ahora vale 114 U$S/Ton; habrá que compartir pérdidas”, adelanta del Solar.

Jorge Zunino es contratista en provincia de Buenos Aires. “Vivimos una situación de extrema incertidumbre con el cereal y en ese contexto no se puede realizar ninguna proyección; sólo se puede vivir el día a día”, asegura.

Problemas similares enfrentarán los transportistas. Por ejemplo, están cobrando 130 pesos por tonelada para un flete de 300 kilómetros, que equivale al 25% del valor del grano transportado.

Los números son mucho peores en el noroeste argentino, en donde el trigo debe transitar 1.200 kilómetros para su comercialización y se obtienen rindes mucho más bajos.

Los inconvenientes que trabaron la comercialización también dejarán secuelas en los semilleros, que pueden ver reducida sustancialmente la demanda para la próxima campaña triguera.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota