El BCRA saldó positivo por primera vez desde julio

Gracias a los controles al dólar, el Gobierno consiguió que el BCRA revirtiera los rojos que venía acumulando en su balance cambiario. Ayer volvió a comprar y la divisa trepó a $ 4,30.

Por
01deDiciembrede2011a las07:58

La política de los controles cambiarios ayudó al Gobierno (con efecto inmediato) a ajustar más de una cuenta. Por lo pronto, por primera vez desde julio el Banco Central (BCRA) cerrará un mes sin registrar rojos en su balance de compras de divisas. Mientras que en octubre, por ejemplo, el saldo de compras-ventas del Central había terminado fuertemente negativo por más de u$s 2.000 millones, noviembre se despide con un resultado positivo de más de u$s 200 millones, llevando el superávit anual a más de u$s 800 millones, pero aún lejos de los casi u$s 12.000 millones del año pasado.

Un mercado plenamente digitado de ambos lados del mostrador es el que permite, según lo relatan en la city, al organismo monetario ir recuperando las reservas perdidas. A fines de octubre, el BCRA junto con AFIP desplegaron operativos por el microcentro porteño con policías y gendarmes para monitorear cuevas y casas de cambio, logrando reducir ampliamente uno de los focos que preocupaba: el mercado negro o paralelo. A su vez, desde la entidad exigieron a sectores, como petroleras y mineras, a liquidar el 100% de los ingresos en dólares que generen por sus exportaciones y al rubro asegurador a repatriar todos los fondos que conservaban en el exterior. El objetivo fue ampliar la oferta y evitar que el Central siga abasteciendo de divisas al mercado. Pero estas medidas solas no resultarían suficientes, con una fuga de capitales –entendida como la formación de activos externos del sector privado– que hasta octubre rondaba los u$s 3.000 millones mensuales.

Y la última de las disposiciones que coronó la seguidilla de normas diseñadas para frenar la salida de fondos fue estampar un cepo a las compras de dólares, tanto para empresas como para el público. De manera informal, se trabaron las órdenes de los importadores, que operan en el BID del mercado mayorista y formalmente se aplicó un cerrojo para los minoristas, que desde principios de noviembre deben pedir autorización a la AFIP para ejercer cualquier compra de divisas.

Todos esto colaboró para que el Central revierta la tendencia negativa en su balance de hace tres meses atrás (en los que el flujo cambiario totalizó en ese período con un rojo de u$s 4.800 millones). En rigor, los guarismos advierten que en noviembre la fuga descendió a la mitad. “Datos preliminares anticipan que la formación de activos externos sería cercana a u$s 2.000 millones en noviembre, frente a los casi u$s 4.000 millones de octubre”, señaló Ramiro Castiñeira, de Econométrica.

De esta manera, el Gobierno se pudo asegurar además una suba del tipo de cambio en el mes de 3,5 centavos para el minorista y 4,5 centavos en el mayorista, sin perder reservas. En el contado del mercado mayorista, ayer el Central compró cerca de u$s 15 millones y el dólar escaló otro centavo en los dos circuitos. Al cierre de las operaciones, los precios se acomodaron –en el sector en el que operan bancos y empresas– en los $4,28 para la compra y $ 4,281 para la venta, seis milésimas de peso arriba del final anterior. En bancos y casas de cambio, el billete se ubicó en los $ 4,26 para la compra y $ 4,30 para la venta. Los números finales del mes arrojan una apreciación anual del 7,66% ($ 3,9760 contra $ 4,2807). Por fin de mes, los negocios se dispararon en el mercado de futuros y en el OCT se operaron u$s 1.023,40 millones.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota