Moyano no logró el aval de toda la CGT

Los sectores más representativos se ausentaron de la reunión a pesar de que comparten algunos reclamos que mantendrá el camionero.

02deDiciembrede2011a las07:38

Con un diverso listado de temas, Hugo Moyano pensó que podía anidar bajo las siglas de la CGT a casi todos los gremios y así fortalecer sus reclamos a la Casa Rosada. Sin embargo, asistieron ayer a su convocatoria únicamente los dirigentes que están alineados a su liderazgo. De todos modos, eso no le impidió al referente camionero continuar con sus pedidos al Gobierno, entre ellos una reforma tributaria y una advertencia a tomar la vía judicial para exigir la deuda millonaria que el Estado mantiene con las obras sociales sindicales.

El ausentismo de los gremios más representativos no fue pasado por alto por el líder de la CGT. Su llamado no tuvo eco en los sectores que justamente impulsan su salida a partir de julio del año próximo.

En el ajedrez sindical la ausencia puede ser un mensaje. Y así lo reconocieron a La Nacion desde el bastión "independiente", integrado por Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (Uocra) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). Dos de ellos tres, al menos, enviaron a algún dirigente de bajo rango en representación de su gremio.

Más nítido quedó el posicionamiento del metalúrgico Antonio Caló, que dejó de asistir hace meses a los encuentros de la cúpula sindical. Caló apeló al silencio y al bajo perfil desde que su nombre da vueltas como un hipotético reemplazante del camionero en el sillón de la CGT. La UOM no estuvo ayer representada en la sede de Azopardo.

Al faltazo de los "independientes" también se sumaron, sorpresivamente, los de algunos dirigentes ligados a sindicatos del transporte. Tampoco asistieron "los Gordos" (representantes de los grandes gremios), distanciados de la central obrera desde que Moyano tomó el poder.

"Los únicos que no vinieron son Luz y Fuerza, Sanidad, pero ésos no vienen nunca. Es cierto, tampoco estuvieron UPCN y la UOM", dijo, al minimizar las ausencias, el dirigente Juan Carlos Schmid.

Reparos a la confrontación

Dos dirigentes de los sindicatos que no participaron del encuentro de ayer argumentaron su ausencia en su rechazo al grado de confrontación que alcanzó la relación entre los gremios y la presidenta Cristina Kirchner.

"Podemos coincidir con Moyano en algunos pedidos, pero no en la manera. Se cortó solo al respaldar a los aeronáuticos y se le fue la mano en insistir con algunos reclamos", confió uno de los cabecillas del sector "independiente".

Durante la reunión de la cúpula sindical en el 4° piso del edificio de Azopardo, más de un dirigente se enfureció cuando se hizo un repaso de los últimas menciones que hizo la Presidenta sobre los sindicatos en sus discursos.

En la sala de reuniones, delante de todos, Moyano reconoció que el diálogo con la jefa del Estado está interrumpido. "Yo llamo una vez, y si no me atienden, no llamo más", explicó el jefe cegetista, flanqueado por Omar Viviani y Mario Manrique.

Tras la confesión de Moyano, un dirigente planteó romper los vínculos con el Gobierno. "La actitud de la Presidenta ha cambiado. Elogió a los empresarios y nos pega a los gremios, siendo que nosotros bancamos los ocho años", se quejó un moyanista.

La propuesta del quiebre de las relaciones fue desestimada. Se unificaron las posturas en ser medidos y aguardar una señal oficial antes del 15 de este mes, cuando se celebre el Día del Camionero en el estadio de Huracán.

Se renovó el pedido para universalizar el pago de las asignaciones por hijo y se insistió en que se considere el proyecto de ley de reparto de las ganancias y que se eleve el umbral del mínimo no imponible al impuesto a las ganancias.
La deuda a las obras sociales

Pero, sin dudas, el tema que más polémica levantó fue el de la deuda que la CGT le reclama al Estado por las obras sociales

Temas en esta nota