Advierten que la economía crecerá sólo 3,5% el año próximo

Los pronósticos se extienden hasta 4,5%, si se toman medidas de incentivo a la demanda y mejora la situación en Europa. Fuerte influencia de Brasil. El 2011 cerrará en 6%.

05deDiciembrede2011a las07:56

A los efectos de la crisis financiera internacional y su impacto en la economía brasileña, de la cual la Argentina es ultra dependiente, se sumaron ahora las medidas de “sintonía fina” que está aplicando el Gobierno y que podrían impactar fuertemente en la economía doméstica. Si de algo se habla en este fin de año entre economistas y empresarios, es que la Argentina en 2012 va a crecer mucho menos que este año y también que las cifras inicialmente proyectadas.

Consultados varios analistas, anticiparon que modificaron a la baja sus estimaciones de crecimiento para el año próximo, que –prevén– cerrará con una suba de entre 3,5% y 4%, dos puntos menos que el 6% proyectado para el cierre del 2011. El Indec mostrará un auge de la economía mucho mayor, ya que el acumulado enero-septiembre –el último dato oficializado– mostró un crecimiento del producto de 9%.

Mucho dependen los pronósticos de cómo se perfile la evolución de la crisis europea y del crecimiento de Brasil, cuya economía se encuentra en desaceleración. De todas formas, desde el gobierno de Dilma Rousseff se están tomando varias medidas para evitar una merma mayor y potenciar el consumo, por lo que pueden neutralizar la caída.

Los pronósticos de crecimiento de 3,5% a 4,5% contemplan una situación en Europa más tranquilizadora, con menor incertidumbre que la actual. Pero si el escenario empeora, la región no quedará exenta y la Argentina crecería incluso menos, si es que no cae como en 2009.

“Nuestra estimación de crecimiento para el año próximo es de 3,5%, con una soja a u$s 480 la tonelada, con una Europa con menos incertidumbre, sin que se caiga Italia y con alguna acción coordinada de los gobiernos”, consideró el economista de ACM, Javier Alvaredo. Si el escenario europeo empeora, “la situación en la Argentina puede ser similar a la de 2009”, cuando el producto cayó 2 puntos.

A nivel interno, el crédito será más escaso y más caro, seguirá la salida de capitales por la incertidumbre, habrá menor fluidez en el comercio exterior que puede afectar algunas cuestiones como la provisión de insumos, por ejemplo, y también afectará el consumo el impacto en el bolsillo que tendrán la rebaja de los subsidios y la suba del ABL, estimó el economista, cuya proyección de crecimiento para 2011 es 6%.

Para el economista jefe de la UIA, Diego Coatz, “si no cambian mucho las condiciones internacionales –es decir, si no hay una recuperación pero tampoco una gran caída–, el crecimiento dependerá de cómo evolucionen las medidas de reducción de los subsidios y si el Gobierno toma otras definiciones para incentivar el consumo”. En función de eso el aumento del PBI puede oscilar entre 3,5% y 5,5%.

La industria podría crecer en los mismos valores que el PBI, o quizá menos porque “estarán complicadas las exportaciones de bienes industriales”, afirmó Fausto Spotorno, economista de Ferreres & Asociados.

Pero dependerá en gran medida de lo que ocurra con el sector automotriz, uno de los que tiene más peso en el total de la industria. Si Brasil se desacelera fuerte, ese rubro se verá muy afectado porque sus exportaciones van esencialmente a ese mercado.

“El sector automotriz tira mucho; también la construcción, el rubro de consumo de bienes durables vinculados con la industria metalmecánica, el gráfico. Pero hay otros que están planchados o, incluso, que caen. En 2012 va a haber crecimiento pero con diferencias bien marcadas entre los sectores”, opinó Coatz.

La construcción es uno de los sectores que se perfila como el mejor posicionado de cara al año próximo, es

Temas en esta nota