Merkel y Sarkozy se ganaron a las bolsas pero no a las calificadoras

El entusiasmo inicial por el plan anticrisis franco-alemán para la cumbre europea del viernes se derrumbó en pocas horas. La agencia S&P puso en revisión la deuda de 15 países europeos y aguó los ánimos. Wall Street se fue desinflando aunque logró cerrar 0,9% arriba.

06deDiciembrede2011a las07:53

La calificadora de riesgo Standard & Poor’s se puso el traje de villana y pinchó el optimismo que habían generado en los mercados los avances del plan franco-aleman para paliar la crisis de deuda. La agencia anunció anoche que colocará en revisión la calificación crediticia de 15 de los 17 países que componen la zona euro, con vistas a rebajar sus ratings. Así, Alemania y Francia podrían perder su calificación “AAA”. Como resultado, Wall Street recortó ganancias sobre el final del día y cerró sólo 0,9% arriba. Las plazas europeas, en cambio, cerraron antes de que se conociera la noticia y tuvieron ganancias de hasta 2,9%.

“Standard & Poor’s Ratings Services colocó hoy (por ayer) sus calificaciones soberanas de largo plazo para 15 miembros de la Comunidad Económica y Monetaria Europea bajo revisión, con implicancias negativas”, detalló la agencia crediticia en un comunicado luego del cierre de los mercados. La puesta en revisión de las quince calificaciones estuvo “generada por nuestra creencia de que las tensiones sistémicas en la zona euro han subido en las últimas semanas en una magnitud que coloca presión sobre la posición crediticia del conjunto de la zona euro”, detalló.

Más aún, S&P afirmó que planea terminar con esta revisión poco después de la cumbre de jefes de estado europeos que se celebrará el jueves y viernes próximo, con vistas a bajar un escalón la nota de Austria, Bélgica, Finlandia, Alemania, Holanda y Luxemburgo, y hasta dos escalones para el resto de los gobiernos. La expresión “resto de los gobiernos” esconde que, por ejemplo, la impecable calificación “AAA” francesa podría llegar a caer, y fuerte.

La amenaza de rebajas masivas en la calificación de los miembros de la euro zona llega luego de que las bolsas de todo el mundo alcanzaran, durante la semana pasada, sus mejores subas en tres años.

El optimismo en las plazas bursátiles de todo el mundo estuvo propulsado por las expectativas de una reformulación de los tratados constitutivos de la unión monetaria, con eje en la creación de una “unión fiscal” que pusiera límites al gasto público de los miembros y el establecimiento de un mecanismo de decisión basado en la mayoría simple y no en la unanimidad a la hora de decidir rescates en la zona euro. Estos cambios serían acordados en la cumbre europea del viernes próximo.

En la mañana de ayer, la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, celebraron una reunión en la que dejaron trascender esos detalles del plan anti crisis, e impulsaron subas en las bolsas de todo el mundo.
Los detalles del plan del primer ministro italiano, Mario Monti, para reducir la deuda de su país con un paquete de recortes por 40.000 millones de euros también influyeron en las subas.

En este contexto, antes de que se conociera la decisión de S&P, el CAC francés subió 1,2%, el IBEX español 1,7% y la bolsa de Milán 2,9%. En Nueva York, el índice S&P 500 subía 1,8%, pero el comunicado de la calificadora lo hizo retroceder hasta 0,9%. Como prueba del impacto que tuvo la decisión de la calificadora de riesgo sobre la confianza de los inversores, la divisa europea también borró sus avances del día y anoche perdía 0,1% frente al dólar, hasta llegar a los u$s 1,3389 por unidad, y el petróleo se derrumbaba.

Merkel y Sarkozy afectaron el golpe tarde en la noche europea, y respondieron a la decisión de Standard & Poor’s mediante un comunicado. “‘Alemania y Francia reafirman su c

Temas en esta nota