Arranca el nuevo gobierno de Cristina con más control sobre las empresas y el comercio exterior

El secretario de Comercio Interior también manejará la secretaría de Comercio Exterior, a cargo de su alter ego, Beatriz Paglieri. Suma poder de otros ministerios.

12deDiciembrede2011a las07:38

El rotundo poder que le dio la presidenta Cristina Fernández a Guillermo Moreno para encarar el nuevo Gobierno anticipa cuál será uno de los principales ejes de gestión para los próximos cuatro años: mayor control sobre el sector empresario para mantener a raya la inflación, el tipo de cambio y las importaciones, variable clave en la evolución de la balanza comercial

En su discurso de reasunción el sábado, la mandataria blanqueó los superpoderes que tendrá el cuestionado secretario en el Palacio de Hacienda, donde tendrá inclusive más influencia que el propio ministro, Hernán Lorenzino. En las formas, Moreno seguirá al frente de la secretaría de Comercio Interior y se creará una nueva secretaría de Comercio Exterior, que conducirá Beatriz Paglieri, el alter ego del funcionario y quien hasta ahora se desempeñaba en la comisión de Comercio Exterior y en Papel Prensa como directora por el Estado. En la práctica, será Moreno quien tendrá el manejo de todo el comercio, tanto interno como externo.

Sus funciones quedarán delimitadas en un decreto que saldrá publicado hoy en el Boletín Oficial. En esa norma, quedará oficializado que el funcionario ejercerá funciones que hasta ahora eran de Cancillería; otras que dependían del Ministerio de Industria, otras de Agricultura y también tendrá a su cargo tareas que desempeñaba la cartera de Planificación, a cargo de Julio de Vido.

La Cancillería dejó de llamarse Ministerio de Relaciones Exteriores, Culto y Comercio Internacional para pasarle el área de comercio exterior a Paglieri. La estructura, sin embargo, permanecerá, aunque con mucho menor injerencia. En el puesto que dejó vacante Luis María Kreckler –al frente de la secretaría de Relaciones Económicas Internacionales– para viajar a Brasil como embajador, fue nombrada Cecilia Nahón, quien hasta ahora se desempeñaba como subsecretaria de Desarrollo de Inversiones. Esta secretaría tendrá tres subsecretarías –la de Integración Latinoamericana, la de Comercio Exterior e Inversiones y la de Relaciones Económicas Internacionales–, pero “sólo servirán para llevarle los papeles al canciller en esos temas, ya no tendrán decisión”, dijo una fuente de Cancillería. Hasta las negociaciones intra Mercosur y con otros bloques regionales serán supervisadas por Moreno.

De Industria Moreno se llevará todo el manejo de las licencias no automáticas –clave en el control de las compras al exterior y, en consecuencia, de la balanza comercial– y también la definición de las medidas antidumping, que hasta ahora estaban a cargo del secretario de Industria, Eduardo Bianchi, y también de Paglieri, como titular de la comisión de Comercio Exterior. Ahora será ella la que tenga total injerencia en la materia, en su flamante secretaría.

Heyn, segundo de Paglieri

El número dos de Paglieri será el economista Iván Heyn, miembro de la agrupación La Cámpora, presidente de la Corporación Puerto Madero y director en Aluar por el Estado.
Heyn ocupará la subsecretaría de Comercio Exterior y podría haber otras subsecretarías. La de Competitividad que anunció la Presidenta en su discurso también estaría bajo el ala de Moreno.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, mantendrá la promoción de las inversiones. La fijación de aranceles también quedaría bajo su órbita, así como el desarrollo de las misiones inversas –empresarios del exterior que busquen inversiones en la Argentina–; los regímenes de promoción, como el de Tierra del Fuego, que tendrá una unidad ejecutora particular a partir de ahora.

Moreno también le quitará funciones al Minister

Temas en esta nota