Se profundiza la desconfianza en los mercados y el euro perfora u$s 1,30

La debilidad de la moneda europea sumó un nuevo capítulo de escepticismo por parte de los inversores que ven el acuerdo fiscal de la UE con pocas chances para frenar la crisis.

Por
15deDiciembrede2011a las07:47

Las acciones estadounidenses cayeron ayer por tercer día consecutivo y tocaron su menor nivel en dos semanas ante la aversión al riesgo generalizada que hundió los precios de las materias primas y empujó al euro a un mínimo de 11 meses contra el dólar por debajo de u$s 1,30. Esta vez el Dow perdió 1,1% mientras que las bolsas europeas también clausuraron sus operaciones con retrocesos de hasta 3%.
Para analistas y brokers, en los mercados faltan señales. Y las que hay, parece, no sólo no alcanzan para “proponer” un piso en los precios de los activos cotizantes, sino que en los últimos días conspiraron seria y desafortunadamente contra ese objetivo. De fondo, el pesimismo tiene una razón: los inversores están desengañados porque el Banco Central Europeo no está comprando más bonos de países europeos con problemas, una jugada que era vista como un paso necesario luego de que líderes en la cumbre de la Unión Europea acordaran la semana pasada fortalecer la unidad fiscal del bloque. Ayer fue el turno de Italia, que se ‘probó‘ en los mercados financieros por primera vez desde el viernes.

El Tesoro italiano colocó el máximo de 3.000 millones de euros que ofrecía en bonos BTP a 5 años, con un rendimiento del 6,47 %, lo que supone un récord desde mayo de 1997. La caída del euro ha impactado en forma negativa en la evolución de las materias primas, ya que toman su valor en dólares y es la moneda estadounidense la que ha terminado apreciándose contra el euro.

“Hay una creciente toma de conciencia de que la economía global está en juego”, dijo Bruce Bittles, estratega jefe de inversión de Robert W. Baird & Co en Nashville. “Los negocios se están enfriando en todos lados. En este momento, EE.UU. parece estar operando en un vacío, pero eso no es sostenible”, agregó.
Los temores sobre la evolución de la crisis de deuda en la zona euro también arrastraron a las principales bolsas europeas: París cayó el 3,33 %; Milán el 2,84 %; Londres el 2,25 %, Madrid el 1,75 % y Fránkfurt el 1,72 %, un pesimismo que, como se dijo, contagió también a los inversores en Nueva York.

Wall Street seguía además bajo el impacto de las palabras de la Reserva Federal (Fed), que el martes mostró su preocupación sobre la evolución de la economía global y anunció que mantendrá las tasas de interés por debajo del 0,25%.

El mismo aire se respiró a nivel local, donde las caídas se profundizan a raíz del malestar global pero, sobre todo, del bajo volumen que se registra en la plaza doméstica. El índice Merval –que reúne a las acciones más negociadas de la plaza– perdió 2,68% mientras que los bonos también dejaron a la vista que los inversores optaron por mantenerse al margen del mercado. En este caso los cupones PBI, uno de los instrumentos que generalmente resulta uno de los más operados, en el tercer día de cotización después de pagar la renta se hundieron 2,81%. El Discount en la misma moneda perdió 2,43%.

Grupo Financiero Galicia
(-4,60%) encabezó las pérdidas mientras que otras caídas de importancia se registraron en las acciones de Banco Hipotecario (-4,16%), Telecom (-3,61%), Comercial del Plata (-3,57%), Tenaris (-3,15%), Pampa Argentina
(-2,94%), y Banco Macro (-2,67%).

Temas en esta nota