Advierten que será "inevitable" en 2012 la recesión en la zona euro

Lo dijo el titular del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Italia es el más complicado.

16deDiciembrede2011a las07:56

El presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi, consideró ayer “inevitable” la contracción económica en 2012 en los 17 países que utilizan el euro como moneda única. Italia, que es hoy el gran enfermo y el que más preocupa por sus grandes dimensiones, ha entrado ya en una recesión que ayer el gobierno anunció oficialmente y que será de al menos el 1,6% en el año que está por comenzar.

Draghi dijo que la contracción de las economías es la consecuencia inevitable de las medidas de ajuste , aunque con optimismo señaló que “sus efectos se verán aminorados” por la recuperación de la confianza de los mercados, algo que ocurrirá “a corto plazo”.

El presidente del BCE señaló que “a mediano plazo, el crecimiento sostenido sólo se podrá lograr con reformas estructurales profundas que han sido aplazadas durante mucho tiempo”.

Draghi habló en una conferencia de prensa en Berlín en la que apeló a los gobiernos de la Eurozona para que aprovechen la coyuntura. “La crisis no ha terminado. Es importante no perder el momento para implementar las decisiones necesarias y poner en buen rumbo la economía de la zona del euro”.

El funcionario aseguró que la decisión del BCE de bajar las tasas de interés del 1,25% al 1% y otras medidas (que, aunque no lo mencionó, incluye la compra de títulos de la deuda soberana de los países en dificultades), están destinadas “a asegurar que las familias y las empresas reciban créditos de la manera más eficaz”.

Draghi destacó que las pequeñas y medianas empresas “crean el 70% del empleo en la Eurozona”.

Pero en Italia, donde se viven momentos de gran tensión, dos economistas de primera línea como los profesores Alessandro Penati y Gian-María Gros Pietro, destacaron que en estos momentos en Europa “el problema más dramático no es la deuda soberana sino la asfixia del sistema bancario , que el año próximo reducirá los flujos de crédito al sistema económico”.

Gros Pietro dijo por televisión que “si no fuera por el sustento del Banco Central Europeo, el sistema bancario habría entrado ya en la insolvencia”.

Penati recordó que los bancos europeos necesitan capitalizarse al menos en 115 mil millones de euros y los italianos en 15 mil millones, cuando por su situación los inversores son más bien reticentes.

Ante la prensa en Berlín, Draghi aclaró que “cada país debe salvarse por su cuenta.

No existe un salvador externo para un país que no quiere ser salvado”.

En Italia, el gobierno de técnicos y profesores del economista Mario Monti, que ayer cumplió un mes de vida, puso la cuestión de confianza en el Parlamento para forzar hoy una votación que dé la media sanción al plan de reformas por 33.400 millones de euros.

El debate parlamentario ha elevado las tensiones políticas y las borrascas entre los partidos, mientras el torrente de malas noticias se renovó ayer con el anuncio de que la inflación de la canasta familiar se ha elevado al 4,06% anual, mientras caen los salarios y la riqueza de las familias. Italia se encuentra en una situación de estanflación, o sea de estancamiento con inflación.

Otro pronóstico es que en 2013 la presión fiscal llegará al 45,5%, sofocando el desarrollo económico. “Estamos en recesión”, dijo el ministro de Desarrollo Económico, Corrado Passera, un banquero. La central empresaria Confindustria estimó que en 2012 la caída de la economía no será menor al 1,6%.

La economía italiana está en plena decadencia porque no crece desde hace más de una década y el ingreso por habitante está bloqueado en los finales de los años noventa. En 2008, primer año de la crisis global, el PBI cedió un 2% y en 2009, cuando la crisis llegó a su p

Temas en esta nota