Pérdidas millonarias por aftosa

Un foco de fiebre aftosa detectado en septiembre ocasionó pérdidas millonarias y un duro golpe al sector con el cierre del mercado paraguayo de carnes. El sector cárnico ocupa el segundo lugar, después de la soja, de las exportaciones de Paraguay, con un creciente volumen de ventas.

Por
19deDiciembrede2011a las07:28

Tras anunciarse el foco de aftosa -en septiembre, en un conjunto de bovinos del norte del país- el Gobierno prohibió de inmediato las exportaciones de carne, mientras todos los países compradores anunciaban el cierre de sus mercados, y sólo unos pocos los reabrieron a la fecha.

El foco se detectó en una hacienda del departamento (provincia) de San Pedro, 350 kilómetros al norte de Asunción, en 13 animales del establecimiento, que paradójicamente pertenecía al presidente regional de la Asociación Rural del Paraguay, Darío Baumgartem.

Las autoridades sanitarias dispusieron el sacrificio de 820 cabezas que formaban parte del rebaño afectado, y el «rifle sanitario» estuvo a cargo de soldados del Ejército, que sacrificaron a los animales arreados a fosas cavadas para ese efecto.

Las pérdidas calculadas por distintos sectores debido a la suspensión de las exportaciones desde septiembre hasta fin de año, más la matanza de los animales, se ubican entre u$s 300 y u$s 600 millones.

La industria cárnica paraguaya emplea directamente a unos cinco mil trabajadores, muchos de los cuales debieron ser despedidos o tuvieron vacaciones anticipadas debido a la suspensión de las actividades en los frigoríficos.

Paraguay posee un rebaño de 12,5 millones de cabezas y en 2010 exportó 235.933 toneladas de carne, con un ingreso de u$s 919,7 millones.

Temas en esta nota