Los bancos europeos salieron en masa a tomar dinero del BCE y alarmaron al mercado

Unas 520 entidades pidieron prestados 489.000 millones de euros. La demanda puso en evidencia las dificultades que hoy atraviesa la banca y arrastró a las bolsas.

22deDiciembrede2011a las07:52

La fuerte demanda de los bancos por los préstamos baratos que salió a ofrecer ayer el Banco Central Europeo (BCE) generó temores entre los operadores sobre las necesidades de financiamiento del sistema regional y empujó hacia abajo a los mercados europeos.
La demanda por los fondos del BCE se acercó al medio billón de euros y superó así todas las previsiones del mercado. Inmediatamente fue atribuida por los operadores a la difícil situación en la que están inmersos los bancos e hizo que algunos empezaran a ver poco probable el uso de este financiamiento para adquirir más deuda riesgosa de la región.

Las acciones bancarias, que había subido inicialmente tras la subasta del BCE ante la presunción de que el dinero barato ayudaría a mejorar los balances de los bancos, cayeron en territorio negativo por el pánico que provocó la altísima demanda.
El índice de acciones líderes europeas FTSEurofirst 300 cerró con una caída del 0,5%, en los 971,68 puntos tras haber trepado inicialmente hasta los 989,66 puntos, con un escaso volumen de negocios. El índice bancario europeo STOXX 600, que era uno de los de mayor avance tras la subastas del BCE, revirtió todas las ganancias de la sesión y cerró con una baja de 0,7%.

“El nivel de demanda de los bancos sobre el BCE fue mayor al esperado y no es bueno que el sector financiero requiera esa cantidad de fondos. Nos lleva a hacernos serias preguntas sobre la estabilidad del sector bancario. El problema es que existe un gran riesgo si los bancos compran deuda de la periferia de la región. Si las economías de España e Italia no crecen el año próximo, los bancos europeos pueden caer súbitamente en un agujero más grande que aquel en el que estaban antes”, explicó el jefe de ventas de Capital Spreads, Angus Campbell.

En concreto, ayer 523 entidades acudieron a la ventanilla del banco central del bloque y pidieron prestados 489.000 millones de euros a una tasa de interés del 1%. El BCE ofreció esta inyección de liquidez con el objetivo de ayudar a los bancos a afrontar los grandes vencimientos de deuda que tienen en 2012 y frenar la expansión de la crisis de deuda en el continente.

Por estas novedades, la incertidumbre volvió a instalarse también en el resto de las plazas del mundo. En Wall Street, el sector tecnológico encabezó los retrocesos con un descenso conjunto del 2,80%, arrastrado por los malos resultados presentados el martes por Oracle, que cayó más de 13%. La compañía anunció ayer que en la primera mitad del año fiscal ganó u$s 4.032 millones; pero que en el segundo trimestre quedó muy por debajo de las previsiones de los expertos, al obtener u$s 2.192 millones. De este modo, el Nasdaq retrocedió un 1% y el Dow Jones y el S&P mostraron subas marginales, de 0,3% y el 0,19%, respectivamente.

“A dos semanas del cierre del año y como viene sucediendo desde mediados de julio, Europa continúa siendo el centro de las noticias y del humor de los mercados globales”, explicó Agustín Trella, de Puente.

“El clima de alta volatilidad que se vive en las principales bolsas de la región responde a la falta de consenso político entre varios de los países de la Eurozona para tomar medidas de fondo y aplicar políticas económicas que permitan devolver al mercado certidumbre”.
A nivel local, el Merval finalizó con una caída de 0,09%, hasta los 2.440,87 puntos. “La renovada cautela desde el exterior condicionó a los activos financieros locales. El Merval logró cerrar estable a pesar de la fuerte presión de las petroleras, con un volumen que tampoco registró demasiadas variaciones”, ”, explicó en un informe Gustavo Ber, titular del E

Temas en esta nota