El Congreso le concedió a Cristina más facultades y recursos para un año difícil

El oficialismo impuso su nueva mayoría y aprobó el Presupuesto 2012. El Ejecutivo podrá renegociar contratos con privatizadas, fijar tarifas y decidir sobre Ganancias.

22deDiciembrede2011a las07:57

Con la aprobación de diez leyes de un tirón, entre ellas el Presupuesto 2012, el oficialismo ratificó anoche la recuperación de su dominio del Parlamento y amplió las facultades del Ejecutivo para disponer de recursos fiscales en un año de crisis global. Desde la facultad de continuar renegociando contratos con empresas privatizadas y fijar tarifas, hasta la potestad de decidir sobre el mínimo no imponible de Ganancias sin pasar por el Congreso, todo quedó en manos de la Casa Rosada.

Con 44 votos a favor y 26 en contra, el Presupuesto 2012 fue convertido en ley por el Senado. El oficialismo y sus aliados tradicionales acompañaron la sanción de la norma que prevé un crecimiento del 5,1% para el año próximo, un superávit comercial de u$s 8.579 millones y un tipo de cambio de $ 4,40 pesos por dólar, en medio de las perspectivas de desaceleración de la economía mundial.

Además, se aprobaron el Estatuto del Peón Rural (de lo que se informa aparte); las prórrogas de la Emergencia Económica (43 votos a favor y 26 en contra), del Impuesto al Cheque y a los cigarrillos (44 a 24), y de las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos (47 a 22); la ratificación de las dos últimas modificaciones al mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias (50 a 19); y un pliego de ascensos militares enviado por el Ejecutivo. Al cierre de esta edición, en tanto, se debatían la ley Penal Tributaria; y dos normas contra el lavado de dinero pedidas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), también con pronóstico de victoria oficialista.

Como miembro informante por el oficialismo hizo su debut el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien desplegó su conocida elocuencia para defender el Presupuesto de las críticas opositoras. “Si los que sacaron 1,85% nos van a decir a los que sacamos 54% que la gente se equivocó y no tendría que habernos votado, es un sinsentido”, le advirtió a la senadora por la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, que cuestionó las “premisas falsas” del proyecto, entre las que mencionó “la estimación de la inflación al 9% anual para contar con $ 25.000 millones adicionales para gastar sin control del Congreso”.

La previsión de inflación fue, por lejos, el punto más cuestionado. Para la cobista Laura Montero, provocó “pérdida de competitividad”, porque “el tipo de cambio real hoy está alrededor de $ 1,60”, aseguró. También criticó el estado de las cuentas fiscales. “Para salir de la crisis de 2008-2009 tuvieron capacidad de reacción y pudieron hacer una política contracíclica que no creo que puedan implementar ahora. Pensamos que están asfixiados económicamente y nos preguntamos por qué cajas van a ir”, alertó. El socialista Rubén Giustiniani coincidió en el diagnóstico y pidió “que paguen más los que más tienen y los que más ganan, no como hoy”.

Por el PJ disidente, el puntano Adolfo Rodríguez Saá cuestionó la prórroga de la Emergencia Económica y la delegación en la Casa Rosada de la facultad de fijar el piso para el Impuesto a las Ganancias. “Este combo de leyes esconde el sometimiento del federalismo”, lamentó.

El jefe del bloque radical, Luis Petcoff Naidenoff, consideró que en el debate “se intentan maquillar las palabras” y apuntó: “Algunos hablan de ajuste. La Presidenta, de sintonía fina. Bueno, el primer paso es sincerar el Presupuesto”.
Su par kirchnerista, Miguel Pichetto, le pidió que revise ese diagnóstico. “Yo no quiero volver hacia atrás y que esto signifique un permanente ajuste de cuentas, pero ustedes tienen que asumir algunos errores que ha

Temas en esta nota