Sobre el proyecto de Extranjerización de la Tierra del Poder Ejecutivo

Desde Confederaciones Rurales Argentinas manifestamos nuestra profunda preocupación por las implicancias negativas que resultarán de la aprobación del proyecto de ley 001-PE-2011 que regula las inversiones extranjeras en tierras argentinas, presentado por el Poder Ejecutivo.

Por
22deDiciembrede2011a las09:52

CRA se muestra preocupado por los siguientes puntos que se encuentran contenidos dentro del proyecto de ley de Extranjerización de la Tierra que regulará la inversión en tierras argentinas:

·         Restringe de manera arbitraria la inversión hacia el sector agropecuario argentino.

·         Está diseñado con un elevado grado de desconocimiento sobre la materia, al no contar con un análisis profundo y sin información creíble.

·         El proyecto se inclina hacia la pérdida del Federalismo, pues las provincias no tienen potestades sobre el nuevo régimen.

Las implicancias de la aplicación de la ley serán de una pérdida de facultades de las provincias, menor flujo de inversiones hacia el sector agropecuario y hacia las provincias, menor ingreso de divisas y un menor grado de tecnología aplicada sobre todo a largo plazo, potenciándose aún más en regiones que no están en la actualidad desarrolladas en materia económica y tecnológica. Así lo demuestran Fischer y Shah (2010)[1] en un trabajo donde analizan los diferenciales de rendimientos actuales y potenciales y lo explican por la carencia de reglas de juego, y la falta de derecho de propiedad sobre la tierra, de tecnología y de inversión.

Desde CRA siempre hemos propuesto que se lleve a cabo un estudio que brinde un análisis del estado de situación con información estadística, que permita a las autoridades tomar decisiones con mayor conocimiento antes de proceder a la aprobación de una ley que regula la extranjerización en la inversión en tierras.

Por último, consideramos  necesario que Argentina adopte una estrategia de atracción de inversión local y extranjera hacia el sector agropecuario, manteniendo los actuales marcos normativos que incentivan la inversión privada, sea en tierras, recursos humanos o en infraestructura, potenciando la producción y el empleo agropecuario y siempre protegiendo al medioambiente.

Está claro y mucho más de cara a los que años que se vienen, que las inversiones en tierras de nuestro país deberán fortalecer nada más y nada menos que la seguridad alimentaria y el perfil exportador de la Argentina. 

Temas en esta nota