El euro cae 12% desde su máximo de mayo pero pierde sólo 2,6% en 2011

Escépticos sobre la posibilidad de que los líderes europeos estén cerca de resolver la crisis de deuda de la región, los inversores han optado por desprenderse de sus euros. Desde su máximo de mayo de este año, la moneda ya derrapó 12% contra el dólar. Sin embargo, en el año, todavía da pelea con un retroceso más bien modesto del 2,6%.

Por
23deDiciembrede2011a las07:58

Según los operadores, la mayor amenaza en ciernes para el euro son hoy las promesas de rebajas de calificación crediticia de la zona euro. A la vez, los préstamos a los bancos del Banco Central Europeo a tres años, con tasa del 1% anual parecen haberle dado poco apoyo a la moneda, que pelea por no quebrar el nivel de 1,30 dólares.

En rigor, persisten dudas sobre cuanta cantidad de los fondos será prestada para impulsar a la alicaída economía de la zona euro o usada para comprar bonos periféricos, mientras los bancos se desapalancan y recortan su exposición a deuda de gobierno.

“Los líderes europeos no están haciendo lo necesario para arreglar la crisis”, dijo Paul Dietrich, presidente y jefe ejecutivo de inversión de Foxhall Capital Management en Orange, Connecticut. “Ellos hablan y hablan, pero no respaldan las charlas con nada como lo que hicimos en Estados Unidos. Y no es que las deudas soberanas estén causando esta crisis, sino los mismos bancos”, acotó. Dietrich dijo que un 75% de su portafolio está conformado por deuda del Tesoro de Estados Unidos a corto y mediano plazo como una cobertura contra la situación de la deuda europea.

Los bancos pueden tomar préstamos a tres años desde el BCE a un 1%, y podrían invertir en bonos italianos o españoles a una tasa de entre el 5 ó 7%. Pero los bancos podrían preferir usar los fondos para apuntalar sus balances.

Se espera que los mercados de bonos de la zona euro estén bajo más presión con alrededor de 230.000 millones de euros de bonos bancarios, hasta 300.000 millones de euros en bonos de gobierno, y más de 200.000 millones de euros en deuda con garantía, todas con vencimiento en el primer trimestre de 2012.

Algunos analistas esperan que los administradores de portafolios serán conservadores en la distribución de los fondos, lo que podría resultar en un flujo limitado de euros al exterior y disminuir la venta de la divisa única.

Temas en esta nota