El PAMI vuelve a financiar al Estado

El Gobierno tomó prestados $ 700 millones; le debe a la obra social de los jubilados $ 2830 millones

24deDiciembrede2011a las08:36

El Gobierno dispuso ayer financiarse, una vez más, con fondos del PAMI, la obra social encargada de prestar servicios de salud a los jubilados, que se nutre con aportes tanto de los pasivos como de los trabajadores activos y con las contribuciones de las empresas empleadoras. El monto tomado contra la emisión de una letra del Tesoro es de $ 700 millones y la fecha de colocación es el día 20 de este mes, con vencimiento el 19 de junio de 2012. La letra devenga una tasa de interés del 14,02% anual, según lo dispone la resolución conjunta de las secretarías de Hacienda y de Finanzas, publicada ayer en el Boletín Oficial.

Con esta operación, el instituto de los jubilados suma acreencias con el sector público por $ 2830 millones si se consideran también las colocaciones de letras hechas en septiembre y en octubre por $ 1630 millones y $ 500 millones, respectivamente, que en ambos casos son a un plazo de 182 días.

Con la decisión, el Ministerio de Economía refuerza la estrategia de buscar financiamiento en organismos del propio sector estatal, que son considerados superavitarios (en el caso del PAMI, es una cuestión discutida, sobre todo, por los prestadores de salud, que cobran aranceles por sus servicios).

Este año, el Ministerio de Economía dispuso ya la emisión de deuda para colocarla en organismos oficiales por una suma de $ 1536,3 millones. Uno de los principales acreedores es Cammesa, la empresa mixta que administra el mercado eléctrico, a la que a fines de noviembre se le colocaron diez letras del Tesoro por un valor total de más de US$ 355 millones. El PAMI, junto con el Fondo Fiduciario de Recuperación de Empresas (con bonos por 1665 millones de pesos y 66 millones de dólares), son los organismos que siguen en cuanto a la cantidad de montos involucrados.

Buscando recursos

La colocación de títulos de deuda en el propio sector público es la vía para conseguir recursos para las cuentas fiscales, ante la falta de acceso al mercado de capitales. Claro que no es el único camino: también hay un stock de préstamos otorgados por el Banco Nación, que, según información de la Secretaría de Finanzas al 7 de noviembre pasado, suman $ 11.997 millones y tienen vencimientos entre 2013 y 2014.

Por otra parte, hay emisiones de letras intransferibles al Banco Central, que este año fueron por valor de US$ 9625. Se trata en este caso de compromisos con vencimiento en 2021.

La resolución publicada ayer lleva las firmas de los secretarios de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y de Finanzas, Adrián Cosentino.

Cuentas en problemas

Según se conoció anteayer, en noviembre los números de las cuentas fiscales mostraron un deterioro significativo, algo que ya se venía dando en los meses previos. Los datos oficiales dieron cuenta de un superávit fiscal (que considera el resultado primario y el pago de los intereses de deuda) de $ 50,4 millones, lejos del superávit de $ 2116,6 millones que se había registrado un año atrás.

Esos resultados consideran los aportes hechos a las cuentas por las ganancias del Banco Central y del fondo de garantía del sistema previsional que administra la Anses. Sin esas contribuciones, se habría dado un resultado primario negativo de más de $ 560 millones.

La preocupación por el cierre de las cuentas se vio también días atrás, cuando a las decisiones de colocar letras en organismos se sumó la de emitir bonos Discount con vencimiento en 2033 por US$ 1400 millones y también la de ampliar la emisión del Bonar por $ 40.000 millones, que tienen vencimiento en el año 2106.

Eso se suma al stock de bonos discount existente, por 126 millones de dólares.

En cuanto a la deuda con organismos, otros de los que suelen tomarse fondos son la Anses, Lotería Nacional, el Fondo Fiduciario d

Temas en esta nota