Bonos: después de triplicar su valor en 2010, los cupones subieron 22%

En un año nefasto para las acciones, parte de la renta fija dio pelea, aunque con resultados muy deslucidos respecto del año pasado. Los bonos en dólares de mediano plazo anotaron avances de hasta el 19%, y los cupones, subas de hasta el 22%. La contracara fue que el riesgo país trepó incremento del 83%. Los títulos con riesgo Moreno se cayeron del mapa.

26deDiciembrede2011a las08:03

En un año en el que el mercado de renta variable sufrió el impacto pleno de la volatilidad internacional, el mercado de renta fija pareció descollar en términos relativos. Pero si el abordaje se hace desde el promedio, esa afirmación puede parecer sólo una ilusión: según el índice ponderado que elabora el Instituto Argentino del Mercado de Capitales (IAMC), los títulos públicos avanzaron en el año sólo 3,3%.

Los bonos que recibieron mayor impulso fueron los cupones atados al crecimiento del PBI, que tuvieron un año positivo y ya ganaron 13,4% en el año en su versión en pesos, y 22% en la versión en dólares. Si se lo compara con el avance del 215% que tuvieron en 2010, el resultado se vuelve menos relevante.

Los más castigados fueron los bonos largos emitidos en pesos, entre los que se destacan los indexados por CER, que acumulaban una caída del 23,09% hasta el jueves pasado. Entre ellos, uno de los más negociados es el Bono Discount en Pesos con vencimiento en 2033, cuya cotización cayó entre diciembre del año pasado y fines de la semana pasada casi 32%. El Discount, como cada año de 2007, forma parte del colectivo más castigado del sector, el de los títulos ajustados por CER, elaborado con el nada popular índice de inflación del Indec.

Para los especialistas, la operación en el mercado de renta fija estuvo signada por dos drivers dominantes: por un lado, la aversión al riesgo que contagió a todos las plazas del mundo la crisis de deuda en Europa y, por el otro, las apuestas –en una dirección y en la otra– respecto del futuro del precio del dólar en el mercado local.

En rigor, las turbulencias llegadas desde el exterior dispararon los rendimientos de los títulos públicos y devolvieron al riesgo país de la Argentina a los niveles que alcanzó en 2008, luego del estallido de la crisis sub-prime y la quiebra de Lehman Brothers. El índice que elabora JPMorgan y que mide el diferencial de tasa que debe pagar el país por encima de un bono del Tesoro de los Estados Unidos saltó 83,67% entre fines de 2010 y el 23 de diciembre de este año. Incluso en estos últimos días, llegó a los 911 puntos después de haber comenzado el año en uno de sus niveles más bajos desde el default en 2001 y haber tocado un piso de 462 puntos a mediados de enero.

Este dato forma parte del argumento que ha hecho pie en el mercado y que habla de la “oportunidad perdida” por el Gobierno Nacional, al desperdiciar la “ventana de oportunidad” que le ofrecieron las dos crisis de deuda que se sucedieron, primero, en los EE.UU. de 2008 y en la Europa de 2011. La tasa que pagaban los títulos argentinos llegó a rozar el 8% anual, el único dígito que reclamaba el entonces ministro de Economía y hoy vicepresidente, Amado Boudou, para que la Argentina volviera a emitir deuda.

“El primer dato, creo yo, es que pasó otro año sin que hubiera colocaciones”, comentó a El Cronista Juan José Vázquez, de Bull Market Brokers. “Tuvimos un tramo con algo de actividad en los primeros trimestres, más que nada con emisiones de provincias, pero una vez que golpeó la crisis europea se cerró todo de nuevo”, añadió.

Pero no todos fueron retrocesos. “Gran parte del año estuvo signada por la dolarización de carteras, por ende no es extraño que las series en dólares hayan tenido muy buenas performances”, dijo Juan Pablo Vera, de Tavelli y Asociados. Bonos del tramo corto y medio de la curva, que concentraron las apuestas por un

Temas en esta nota