Acciones Con rojos de hasta 60%, la bolsa argentina fue la cuarta peor del mundo

Afectado por la suba de la prima de riesgo y el escenario financiero en Europa, el mercado de acciones anotó una caída del 35% en dólares. Sólo a Grecia, Austria y Ucrania les fue peor. El sector bancario fue el que más daño sufrió, con una pérdida promedio del 50%. Con baja liquidez, sectores como el acero y las telecomunicaciones lograron cerrar el año con descensos más sensatos.

Por
26deDiciembrede2011a las08:05

Ser menos ambicioso con la rentabilidad quizás haya sido el mejor negocio de todos en 2011. Se quedaron a mitad de camino aquellos que pronosticaron un año financiero sin sobresaltos. EE.UU. se eterniza en comunicar noticias sobre su esperada recuperación y sí, en cambio, reconoce que tiene serios problemas para reducir su tasa de desempleo. China se blinda para poder seguir creciendo, mientras que Brasil anuncia que hará lo posible por mantenerse competitivo. Salvo Chile y Brasil, los mercados de América latina se reparten entre sus cotizantes activos considerados “emergentes” y “de frontera” por el resto del mundo.
Hasta ahí hay que ir a buscar las acciones locales, un mercado acostumbrado a relucir

cuando la tendencia alcista se marca firme en los principales mercados pero también a sufrir los embates de la falta de liquidez planetaria. El 2011 quedará como el año donde las acciones bancarias argentinas perdieron hasta 60% en el año, después de haber sido la locomotora de la suba que hizo de la bolsa local una de las que más había trepado en 2010.

Para Luis Palma Cané, economista y especialista en finanzas internacionales, “hasta que no se tomen todas las medidas indispensables en Europa como los eurobonos, las compras de deuda y la capitalización de los bancos, no habrá tranquilidad en los mercados de acciones y continuará la volatilidad”. Es precisamente el impacto en el sector financiero internacional el que hizo “desinvertir” en otros sectores similares ubicados en mercados emergentes.

Ya con un pie en el índice Merval, el saldo negativo por encima del 35% (en dólares) lo deja muy cerca de los fuertes descensos europeos como el de Grecia, que perdió 54% en el año o el de la bolsa de Austria que descendió 36%. Ucrania registra una caída mayor en 40%. “Si tomamos la evolución de los últimos 5 años, vemos que nuevamente el índice argentino tiene una performance similar a la de un mercado desarrollado como el S&P, mientras que otras bolsas de la región lograron una evolución más favorable. Es decir, a pesar que las empresas argentinas siguen mostrando un elevado nivel de ganancias, el índice bursátil local no lo refleja”, señalaron en la firma de bolsa Allaria Ledesma.

Además de los bancos, entre las compañías, las que se dedican al negocio del acero y el aluminio también sufrieron fuertes descensos: Tenaris perdió en el año 18% mientras que Aluar descendió 44%. Los factores permanecen atados a la dinámica internacional y los especialistas señalan un exceso de capacidad a nivel mundial, debido a la lenta recuperación de las economías desarrolladas.

En el mercado de las telecomunicaciones, una de las apuestas que no terminó de cristalizarse fue Telecom, sector que estuvo presionado por el aumento de los costos que genera la fidelización de clientes y la inflación sobre los gastos fijos. Telecom perdió 13% en lo que va del año y es uno de los papeles con menor caída junto con Molinos Río de la Plata y Mirgor.

Para los analistas, YPF fue otro de los papeles que cerró el año sin afianzarse en la elección de los inversores. De ser considerada “la promesa”, la dinámica internacional derribó a la acción que anotó una caída de 20%. La compañía sorprendió al mercado con un descubrimiento de gas y petróleo no convencional.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota