Estiman que sólo habrá impacto en los mercados si la dolencia se prolonga

Como pasó con Dilma, Chávez y Lugo, en el mercado esperan que el nerviosismo inicial no dure. Si la licencia de Cristina se alarga, sin embargo, otro será el escenario.

Por
28deDiciembrede2011a las08:01

El sector financiero no tuvo tiempo de asimilar la noticia de la enfermedad que afecta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por lo que anoche sus protagonistas arrojaban sus primeros análisis con cautela. La opinión generalizada es que todavía se sabe poco respecto a la evolución de la enfermedad, y que sólo en caso de una complicación que estire la dolencia se verían cambios en los mercados cambiario y bursátil.

“Tenemos la experiencia de varios otros líderes del continente con la misma enfermedad, que nos permite tomar esto con calma”, comentó Leonardo Chialva, titular de Delphos Investment, una sociedad de bolsa del mercado porteño. “Cuando Dilma Rousseff (presidenta de Brasil) –como candidata y favorita en la carrera presidencial, allá por 2009– anunció que sufría cáncer, el mercado tuvo algo de volatilidad, pero en pocas horas todo volvió a su lugar”, agregó el analista. Roussef comunicó su enfermedad el sábado 25 de abril de 2009, el lunes la bolsa cayó, pero el martes ya estuvo de nuevo en alza.
Lo mismo se vió en la plaza bursátil de Caracas, en junio de este año, cuando el presidente venezolano Hugo Chávez debió blanquear su dolencia oncológica después de meses de ocultamientos.

El caso de Fernando Lugo, presidente de Paraguay, a mediados de 2010 fue acompañado por el mismo nerviosismo inicial, con posterior vuelta a la calma.
“Además, por suerte la ciencia ha avanzado mucho, y estas cosas generalmente son superadas”, concluyó Chialva.

Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central, dice que habrá que esperar la evolución de la enfermedad desde el punto de vista médico antes de saber si esto puede tener un impacto en los mercados. “Por ahora, Cristina tiene 20 días de vacaciones, que le viene muy bien”, dijo en referencia a la licencia que se tomará la Presidente durante enero, luego de su operación.

El problema surgiría en caso de que la dolencia se alargue y deba asumir el vicepresidente por un plazo indeterminado. “Por ahora no veo que tenga ninguna repercusión en los mercados, pero no creo que sea favorable para la confianza de los operadores si Boudou debe permanecer como presidente por mucho tiempo, porque el poder político es de Cristina, no de Boudou”.

“Momentáneamente, el mercado seguirá tranquilo, al igual que estuvo estos días. Habrá que esperar que pasen las fiestas y luego del 15 de enero se podrá apreciar algún cambio en la tendencia”, completó Pignanelli.
Carlos Risso, especialista en el mercado cambiario de Zonabancos.com, coincide en parte.

En su opinión, lo que se sabe hasta ahora de la enfermedad presidencial podrá causar algún golpe en la cotización del dólar o el mercado bursátil, pero temporal. “Pienso que los mercados van a reaccionar negativamente. Por lo menos hasta recibir el primer cachetazo.

Primero van a querer saber qué puede representar esto, pero si no ven complicaciones, sin duda las cosas se van a mantener como hasta ahora”, analizó.
En caso de que la dolencia presidencial se alargue, entonces el escenario es otro.

“Más allá de que siempre hay equipos de trabajo y que las cosas van a seguir encaminadas, en un 2012 que viene complicado, en caso de que Cristina deje la presidencia, ahí vamos a vivir un reacomodamiento importante en todo sentido. Tiene una cintura importante, que no tiene el vicepresidente”, concluyó Risso.

Por Matías Barbería.

Temas en esta nota