Cara al público, pero con los tamberos peor pagos

A pesar de que los precios son altos para los consumidores, los productores son los que menos cobran en el mundo por su materia prima

Por
03deAgostode2013a las17:37

Una de las noticias más comentadas esta semana fue el precio al consumidor del litro de leche. Un informe del diario Ámbito Financiero hacía referencia a que el precio al consumidor del litro de leche larga vida en la Argentina es superior al de España, Estados Unidos, Brasil, Israel e Inglaterra. Varios fueron los medios que se hicieron eco de esta noticia y se realizaron todo tipo de análisis, como, por ejemplo, que con la leche está pasando lo mismo que con la carne o el trigo, que las malas políticas de Gobierno hicieron que la producción de leche cayera y, como consecuencia de ello, el precio al productor subiera, lo que ocasionó que los precios en góndola sean tan altos.

Este diagnóstico es parcialmente cierto. Es cierto que las políticas no fomentan el crecimiento de la producción, que está siempre latente el riesgo de cierre de exportaciones o de demora en la emisión de los ROEL. También es cierta la presión sobre la industria para que no ajuste precios y que los exportadores no pagan lo que podrían pagar porque saben las consecuencias que puede tener sacarle un tambo a una industria que abastece al mercado interno.

Es cierto que la producción en el primer semestre del año habría caído un 7,6% y que entre 1999 y 2012 creció apenas un 9,5%, por lo que si la tendencia del primer semestre se mantuviera en el segundo cerraríamos el año con una producción similar a la de 13 años atrás. Por suerte, esto no va a ocurrir, la producción ya se está recuperando.

Lo que no es cierto es que el precio de la leche al consumidor en la Argentina sea consecuencia de la escasez de materia prima. Tampoco es cierto que los altos precios al consumidor sean consecuencia del alto precio de la leche al productor. El precio que recibe el productor argentino sigue siendo uno de los más bajos del mundo. Sobre 13 países de la región y el mundo analizados, en abril el precio de la Argentina fue el más bajo, mientras que en mayo sólo Nueva Zelanda tuvo un precio inferior al nuestro.

Precios

Y esta caída en el precio de Nueva Zelanda, que se repite en varios países, se debe al aumento del dólar que llevó a que las monedas locales se devaluaran y estos países mejoraran su competitividad. No es el caso de la Argentina, donde la devaluación es inferior a la inflación.

Durante el mes de mayo, según cifras oficiales, el precio promedio del litro de leche al productor en la Argentina fue de US$ 0,39 el litro, mientras que en Brasil trepaba a US$ 0,48, y en Chile, US$ 0,45.

Saliendo de la región y observando a los principales productores del mundo, en la UE, en promedio, en mayo el litro de leche valía US$ 0,46, y en Estados Unidos, US$ 0,43. Estados Unidos y la UE producen en conjunto el 40% de la leche del mundo.

Volviendo a la región, Uruguay merece un comentario aparte. En mayo el precio al productor fue de US$ 0,44 el litro. Es muy difícil explicar por qué los productores del país vecino reciben US$ 0,05 más que en la Argentina sin buscar respuestas en la política.

Que la Argentina tenga el precio al productor más bajo de la región y el mundo no es nuevo. Es una constante desde 2002, con la única excepción en 2003 y 2004, cuando Uruguay fue el país de la leche más barata.

A pesar de todo, seguimos exportando alrededor del 20% de la producción.

Los números del sector

Producción y comparación con el resto del mundo

 7,6%

En baja

habría caído la producción de leche en el primer semestre del año, en comparación con igual período de 2012

20

Por ciento

de la producción lechera nacional tiene como destino la exportación, pese a las dificultades que afronta el sector

0,39

El precio

En mayo, el precio promedio al productor tambero argentino fue de 0,39 centavos de dólar, mientras que en Brasil trepó a US$ 0,48, en Chile US$ 0,45, en la Unión Europea 0,46 centavos de dólar, en promedio, y en los Estados Unidos, US$ 0,43. La Argentina tiene desde hace años el precio al productor lechero más bajo de la región y el mundo

 

 

Temas en esta nota