Recrudece la violencia en Egipto y los muertos suman más de 600

El presidente de EE.UU. condenó la “brutal represión” a aliados de Mursi, el presidente islamista derrocado, y anunció la cancelación de ejercicios militares conjuntos

Por
Recrudece la violencia en Egipto y los muertos suman más de 600
16deAgostode2013a las11:27

La violencia se reanudó ayer en Egipto con el incendio de un edificio y la muerte de nueve policías y militares, al día siguiente de que el Ejército arrasara con un campamento de manifestantes islamistas dejando más de 500 muertos.

Lejos de calmar los ánimos de los partidarios del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi, los islamistas atacaron la sede gubernamental de la provincia de Giza, en las afueras de El Cairo, lo que causó la muerte de nueve policías y militares. El ministerio del Interior anunció su decisión de permitir que sus hombres usen balas reales contra cualquier persona que ataque bienes públicos o a las fuerzas del orden.

La comunidad internacional manifestó su repudio por los ataques del miércoles. El presidente estadounidense Barack Obama condenó “enérgicamente” la brutal represión contra manifestantes opositores y anunció la cancelación de ejercicios militares conjuntos entre su país y Egipto. Aunque omitió referirse a la ayuda de u$s 1.500 millones anuales que proporciona Estados Unidos a Egipto, principalmente al todopoderoso ejército egipcio.

A pesar de la violenta arremetida contra las acampadas de los pro Mursi, los Hermanos Musulmanes, movimiento del que procede Mohamed Mursi, convocaron nuevas manifestaciones.

Después de la mortífera dispersión de los manifestantes el miércoles, imágenes aéreas filmadas en la noche mostraban el campamento de los partidarios de Mursi en la plaza Rabaa al Adawiya presa de las llamas.

Una humareda se elevaba aún, un día después de los violentos enfrentamientos, del gran campamento reducido ahora a la nada.

Un centenar de cadáveres envueltos en sudarios blancos estaban alineados en el suelo, mientras los voluntarios intentaban establecer los nombres de las víctimas.

Decenas de personas, con el rostro cubierto para protegerse del olor, acudían para identificar a sus familiares. Entre ellas, una mujer que lanzó un alarido de horror al descubrir un cuerpo calcinado bajo el sudario.

Los Hermanos Musulmanes hablan por su parte de 2.200 muertos y más de 10.000 heridos.

Varias figuras emblemáticas egipcias se desmarcaron de la sangrienta operación de las fuerzas de seguridad.

El vicepresidente Mohamed ElBaradei, premio Nobel de la Paz, que había aprobado el golpe militar contra Mursi, dimitió asegurando que rechaza “asumir decisiones con las que no estaba de acuerdo”.

También el imán de Al Azhar, la mayor autoridad del islam sunita, condenó la violencia y explicó que ignoraba los métodos que las fuerzas de seguridad contemplaban utilizar.

La Alta Comisionada de la ONU encargada de Derechos Humanos, Navi Pillay, pidió ayer una investigación sobre la actuación de las fuerzas de seguridad en Egipto en los enfrentamientos del miércoles,.El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, denunció la “matanza” en Egipto y pidió que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna para analizar la situación en ese país.

En París, el presidente francés, François Hollande, pidió hacer todo lo posible “para evitar la guerra civil” en Egipto y convocó al embajador de ese país para reclamar explicaciones al tiempo que exhortó a los ciudadanos franceses en Egipto a abandonar ese país.

El gobierno de Berlín también convocó al embajador de Egipto en Alemania, al igual que las autoridades británicas e italianas.

Por su parte, el papa Francisco aseguró que reza por las víctimas de la violencia en Egipto y “por la paz, el diálogo y la reconciliación” en este país. China también expresó su “gran preocupación” por la situación en el país norteafricano.

Temas en esta nota