El real se desvaloriza más y obliga al BCRA a acelerar el ritmo de devaluación del peso

La divisa brasileña perdió 2,4% ayer ante el dólar; aquí el cambio oficial se deprecia al 32%

Por |
El real se desvaloriza más y obliga al BCRA a acelerar el ritmo de devaluación del peso
17deAgostode2013a las04:31

El real brasileño acentuó ayer la tendencia a la devaluación que viene mostrando en lo que va del año, hecho que torna estériles los esfuerzos que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) viene realizando en los últimos tres meses por evitar una mayor pérdida de competitividad del peso, acelerando notablemente su depreciación.

La moneda del vecino país, principal socio comercial argentino, marcó ayer un nuevo mínimo en más de cuatro años respecto del dólar estadounidense, pese a que el Banco Central de Brasil intentó atenuar su caída ofreciendo swaps -derivados que emulan la venta de dólares en el mercado de futuros y se utilizan como cobertura cambiaria- a lo largo de la jornada por un total de US$ 2065 millones, para ratificar que su objetivo es atenuar "la volatilidad en el tipo de cambio", según difundió.

Pero luego, al disertar ante un grupo de empresarios en la sede de la Confederación Nacional de la Industria, Guido Mantega, presidente del Central de Brasil, se mostró mucho más a gusto con el ajuste porque "favorecía a la industria", lo que sembró dudas sobre la posición oficial. Lo cierto fue que el real se depreció ayer 2,44% frente al dólar, que cerró por encima de los 2,39, su mayor valor para ese mercado desde marzo de 2009, para aumentar al 15% su devaluación en lo que va del año.

Cambio de escenario

Las monedas emergentes, en general, están bajo presión desde que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) comenzó a debatir el retiro progresivo de los estímulos monetarios que aplicó en los últimos años para asegurar su recuperación de esa economía.

Se trata de un programa por el que estaba habilitado a inyectar en el mercado unos US$ 85.000 millones mediante la compra a bancos de bonos o deuda respaldada por hipotecas. Esa gigantesca emisión, combinada con una tasa en un mínimo histórico, mantuvo devaluado al dólar en los últimos años y dio un impulso "extra" a las monedas emergentes, al propiciar inversiones en ellas.

Por su política de tasa de interés real positiva, y las oportunidades de negocios que brindaba su economía, Brasil fue uno de los países más favorecidos por el ingreso de capitales. Pero desde que EE.UU. discute el desarme de su política de hiperliquidez sufre el proceso inverso, lo que impacta sobre el valor de su moneda.

El tema, para la Argentina, es que la devaluación del real incrementa los problemas de competitividad que ya muestra la moneda local, algunos de los cuales la sobrevaloración del real (y del euro en menor medida) ayudaba a disimular. Con un agravante: Brasil es destino del 80% de las exportaciones de la industria argentina.

La presidenta del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, admitió anteayer por primera vez que el país había perdido "margen de competitividad cambiaria". En los hechos, ya lo había hecho desde hace unos meses, cuando permitió que el deslizamiento del tipo de cambio oficial duplicara su ritmo hasta alcanzar en lo que va de agosto una inédita pauta que, anualizada, ronda el 32%. Ayer, por caso, validó otro ajuste del dólar mayorista, que cerró a $ 5,5950, con lo que ganó casi 6 centavos en la semana y marcó su mayor avance semanal del año.

Pero, como adviertieron a LA NACION distintos analistas en la edición del pasado lunes 5, el aumento en el deslizamiento del tipo de cambio no redundó en una mejora en la competitividad cambiaria porque llegó tarde y, convive además, con una tendencia al alza de la tasa de inflación.

Temas en esta nota