Se aceleró la suba del dólar en los emergentes

Los inversores castigan a países dependientes del ahorro externo. Brasil e India sufren las mayores devaluaciones.

Por |
Se aceleró la suba del dólar en los emergentes
20deAgostode2013a las12:27

Las monedas emergentes siguen derrumbándose frente al dólar, reflejando así el temor de los inversores a una abrupta reversión de los flujos de capitales internacionales a partir del fin del ciclo del dinero barato por parte de la Fed. Los mercados más castigados son los considerados más vulnerables a un éxodo de los capitales externos (menor financiamiento externo), cuyas economías no consiguen despegar y la inflación comienza a lastimar.

En este contexto, ayer la rupia india se hundió a un mínimo contra el dólar, detonando, además, una liquidación del real brasileño y de otras divisas emergentes. Para los analistas, esta fuerte corriente vendedora sobre gran parte de las monedas emergentes no da señales de ceder, sobre todo luego que el mercado ya ha descontado el retiro de los estímulos monetarios de la Fed. Además de la rupia india y el real, ahora están bajo fuego cruzado la rupia de Indonesia y el rand sudafricano.

El real extendió ayer su desplome de la semana pasada del 5% que lo llevó a mínimos de marzo de 2009, casi otro 1% dejándolo cerca de los 2,42 por dólar, a pesar de que el Banco Central sigue interviniendo (la semana pasada vendió casi u$s 3.000 millones en swaps cambiarios, derivados que cumplen la función de inyectar dólares en los mercados a futuro). En lo que va del año, estas intervenciones superan los u$s 30.000 millones (Brasil tiene aún reservas por u$s 373.300 millones).

La rupia y el real son las monedas de peor desempeño en Asia y en América Latina, respectivamente, desde fines de mayo, cuando la Fed señaló por primera vez que comenzaría a reducir su estímulo monetario este año. En lo que va de 2013, la moneda india perdió un 13% frente al dólar, mientras el real acumula un descenso del 20% en el mismo período.

En el caso de Brasil, la debilidad del real ha complicado la lucha antiinflacionaria del Gobierno de Dilma Rousseff y ahora el mercado apuesta a que se acelerará la suba de las tasas, lo cual complicará los deseos de reactivación. Un dato no menor para la Argentina, sobre todo para las exportaciones. Ayer el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, salió al cruce y advirtió que quienes apuesten contra el real podrían incurrir en pérdidas. Tombini dijo que los mercados de divisas están experimentando actualmente una "realineación" a nivel global y que el banco central está observando cuidadosamente los movimientos en el mercado local.

Pero no sólo el real está sufriendo el reacomodamiento de la era post-QE3 de la Fed en la región. Perú, el mimado de los inversores, ha visto subir su tipo de cambio un 9,8% en lo que va de 2013 y un 4,5% desde mayo pasado. En México, se observa más claramente el impacto de la Fed, ya que el peso perdió un 1,2% en el año, pero un 8,3% desde mayo. En el caso de Chile, la devaluación en el año es del 8,22% y, desde mayo, del 10,2%; mientras en Colombia es del 8,6% y del 4,8%, respectivamente. El dólar oficial en la Argentina ha subido en lo que va del año más del 13% y, desde mayo, un 7,5%, acompañando la tendencia general.

Sin duda, la suba de la tasa de largo plazo (a 10 años) en EE.UU. impone un piso para las monedas emergentes, luego de que llegara a tocar un 2,7% desde el 1,7% a mediados de abril. Vale señalar que esta suba provocó un fuerte ajuste en los precios de los activos considerados más riesgosos por los inversores, lo cual se reflejó en la caída de Bolsas y de las monedas de mercados emergentes.

Ahora bien, desde el punto de vista local, la aceleración de la devaluación brasileña conspira no sólo contra la competitividad del tipo de cambio bilateral, que viene siendo netamente favorable a la Argentina, sino que la embestida oficial para frenar la inflación tendrá un correlato sobre el crecimiento esperado en el segundo semestre. Es que el mercado descuenta que el Gobierno continuará subiendo las tasas de interés. Los principales economistas brasileños advierten que hay factores de corto plazo que presionan al real, pero hay más variables de largo plazo que también apuntan para un tipo de cambio más depreciado. Algo que Mercedes Marcó del Pont tendrá que tener en cuenta.

Temas en esta nota