La ganancia de los tambos uruguayos se reduce a menor nivel en tres años

La lechería uruguaya registró hasta julio el menor margen de rentabilidad de los últimos tres años, según un estudio de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL). Los más perjudicados son los pequeños productores.

Por
La ganancia de los tambos uruguayos se reduce a menor nivel en tres años
22deAgostode2013a las08:03

De acuerdo a un estudio técnico elaborado por la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), hasta el pasado mes de julio los tamberos uruguayos ganaban $ 1 por litro de leche remitido a planta y tenían un costo de producción de $ 7,50. Si bien son números promedio y hay variaciones dependiendo de las características y tamaño de cada establecimiento, es la rentabilidad más baja desde noviembre de 2010, según publicó el diario El País de Uruguay.

“Los más perjudicados son los pequeños productores, que deben destinar una buena parte de sus ganancias a los costos de vida, pero además son arrendatarios (lo que les da una mayor inestabilidad) y al tener una menor escala, el precio de los insumos que adquieren es mayor”, indicó el presidente de ANPL, Eduardo Viera.

En el caso de los productores más grandes y de perfil claramente empresarial, la situación es diferente, porque poseen mayor respaldo económico para enfrentar momentos adversos y una versatilidad más importante como para cambiar de práctica si los números no cierran.

“Para un pequeño tambero es muy difícil cambiar de rubro de un momento para otro, desarmar todas las instalaciones de un tambo, que en muchos casos, ha sido su forma de vida y la de su familia durante décadas. En cambio para los de mayor tamaño, que miran las cosas con una óptica más empresarial, si las condiciones económicas no son favorables, no tienen problema en pasarse a la soja, práctica que da mejores márgenes de rentabilidad y menores problemas”, afirmó Viera.

Por su parte, el asesor de la ANPL, Daniel Zorrilla, reconoció que para un productor grande, medido en dólares, “el negocio no es malo. En pesos constantes el resultado es muy similar al del 2005 y el más bajo desde noviembre del 2010″, indicó el técnico.

“En los últimos años la capacidad de compra de los distintos sectores de la economía, a través de la suba de los salarios, ha mejorado claramente. Esto no se da en la lechería, donde los productores de menor porte pueden comprar cada vez menos con el dinero que les queda. Si bien medido en dólares, para una empresa, las ganancias pueden ser competitivas, para un productor chico no sirven para casi nada”, afirmó Zorrilla a El País.

La situación trae como consecuencia un proceso de concentración cada vez mayor que hace que no solo se pierdan tierras dedicadas a la lechería a manos de la agricultura, sino que los tamberos de mayor tamaño absorban a los establecimientos de menor porte.

Pero desde la óptica de Zorrilla, tiene otro efecto negativo, el cual es uno de los mayores problemas que vive el sector, que es la falta de recambio generacional.

“Los hijos de los productores, ante este panorama, prefieren trabajar en otro tipo de empleos menos sacrificados. A ello hay que sumar la falta de mano de obra calificada, lo que representa otro obstáculo”, sostuvo Zorrilla. A su vez, Viera afirmó que la suba en costos tales como la mano de obra, la energía y el combustible, son las principales causas de la caída de la ganancia de los tambos. Por otro lado, también indicó que los tamberos, más allá de su tamaño, aún pueden mejorar su eficiencia productiva.

La caída de la rentabilidad del sector, será tema central de un foro a celebrarse el 27 de septiembre en Santa Lucía. En base a los resultados, se elaborará un documento que se presentará al gobierno y será la base para pedir medidas que mejoren la situación.

Temas en esta nota