El dólar paralelo se acercó a $ 10 y Moreno volvió a las redadas

Inspectores recorrieron el tramo sur de la peatonal Florida desde las 14; hubo clausuras

Por |
El dólar paralelo se acercó a $ 10 y Moreno volvió a las redadas
29deAgostode2013a las08:01

La escena se repite: basta que el dólar paralelo amague con acelerar su ritmo de aumento para que las alarmas se activen en los mismos despachos oficiales en los que, hace pocos meses, consideraban que su valor era "irrelevante". A partir de ahí se activa toda una serie de acciones intimidatorias o persuasivas para volver "calmarlo".

Eso volvió a ocurrir ayer cerca de las 14 y tuvo su epicentro en el microcentro porteño. Minutos después de que los portales y las agencias reportaron que el billete ya se vendía en las calles a $ 9,80, un nutrido grupo de personal de la Secretaría de Comercio Interior, acompañado por personal policial, comenzó a desplegarse por la peatonal Florida para ahuyentar a los "arbolitos" e inspeccionar locales y edificios donde se supone que funcionan las cuevas.

La orden impartida por el titular de esa dependencia, Guillermo Moreno, fue bajar el precio del paralelo "como sea", reconoció -con un dejo de fastidio- uno de los inspectores consultados por LA NACION.

La acción, al parecer, sólo tomó por sorpresa a los desprevenidos. Desde el mediodía, el propio Moreno ya se había comunicado telefónicamente con sus habituales interlocutores de la City porteña para pedirles que "bajen el dólar" y advertirles que si no lo hacían, los haría clausurar, según coincidieron en relatar distintas fuentes del mercado a LA NACION.

Dos horas después, tal vez advertido de que su poder de persuasión esta vez no rendía, optó por la acción callejera. "Vi a varios ingresar en un edificio de Florida al 200 donde funcionan varias agencias de viaje. Pregunté y me dijeron que allanaron allí tres oficinas, que quedaron con personal policial en la puerta como consigna para asegurar que no operen", relató un quiosquero, que vio esa misma escena repetirse "varias veces este año". "A éstos los tienen alquilados", remató.

La noticia de las inspecciones y las clausuras hizo que el mercado tuviera un cierre "tempranero" y los cambistas comenzaran a avisar a sus clientes que en los próximos días muy probablemente se abstengan de operar. "Vos sabés cómo es esto. Por unos días no me llames."

También hizo que el precio del billete comenzara a desinflarse, lo que hace suponer que los que continuaron operando buscaban transmitirle al funcionario un mensaje de colaboración, habida cuenta de que siguieron vendiendo. De allí que al final del día las agencias reportaron un cierre de $ 9,50, algo inferior al del día previo, aunque hubo operadores que se apresuraron a liquidar su stock a $ 9,40 previendo, tal vez, que deberán guardarse unos días.

La acción oficial se completó con un ataque al dólar arbitraje -o contado con liquidación-, que había alcanzado un máximo de $ 8,92 mediante la venta de bonos en dólares por parte de la Anses y del Banco Central. "Eso lo desinfló hasta los $ 8,75", dijeron agentes bursátiles.

Aun así la pulsión de ahorristas e inversores por el dólar luce otra vez en ascenso; la brecha cambiaria vuelve a ubicarse en torno de 70% (pese a que el BCRA aceleró la devaluación oficial del peso a un ritmo que no se había visto en 10 años) y los que compraron dólar paralelo en el último mes ya ganaron 10%, una renta que les tomaría 7 meses lograr con un plazo fijo en pesos.

Temas en esta nota