El Plan Lechero sólo requiere trabajo

En menos de dos semanas estuvo en dos oportunidades el Gobernador de visita en Rafaela y en ambas oportunidades falló en el relato sobre el Plan Lechero que le presentara la producción en octubre pasado a su administración.

Por |
El Plan Lechero sólo requiere trabajo
29deAgostode2013a las16:43

En la primera oportunidad, en la tribuna de la Sociedad Rural de Rafaela Antonio Bonfatti leía líneas que daban por hecho un proyecto que aún no está en marcha. El ajuste de clavijas en el gabinete de la Producción pareció tener resultado, ya que ayer mismo Carlos Fascendini salió a comprometer un encuentro para mañana con las pymes y los productores, así como la firma de la intención del Plan de manera concreta dentro de dos semanas.

Pero hay una confusión extraña en medio de este desarrollo que sólo necesita del trabajo del personal de la cartera productiva. Ayer en su paso por el Nodo Rafaela, Bonfatti expresaba “sobre la lechería tenemos respuestas. El Plan Lechero sigue adelante, lo hemos charlado con Carsfe. Hubo un planteo incorrecto en cuanto a la no inclusión de la provincia porque venimos trabajando con ellos. Estamos dando respuesta y contentos con eso, pero no contentos con el tema de la secadora que son de 75 a cien millones de dólares y que no estamos dispuestos como provincia a poner ese dinero”. Al consultarlo sobre salir como garante del proyecto, el Gobernador dijo que “si corresponde por Ley lo haremos”.

Lo que no le explican a Bonfatti es la esencia del proyecto, lo que por escrito y verbalmente se viene desarrollando desde hace diez meses. El Plan Lechero propuesto incluye la definición de leche de referencia, el fomento de la leche funcional, la generación de verdaderos precios de referencia y la construcción de una planta secadora para la producción de leche en polvo, con una participación en partes iguales entre productores e industriales lecheros. Lo que deben remarcarle es que el emprendimiento es privado, siendo una empresa que no compra leche, sino que procesa la de sus socios. Sólo se requiere del Gobierno de Santa Fe su presencia, su apoyo, como facilitador y mediador entre las partes y con la posibilidad de ser garante para acceder a un capital privado, sin que el Estado santafesino invierta un solo centavo en la iniciativa, lo que parecía claro en 2012, cuando se recibió a una comitiva china para tal fin.

Quizá sea la costumbre de recibir siempre propuestas que demandan dinero estatal las que hacen pensar que lo planteado por los tamberos es igual, sin embargo dista mucho de otro tipo de proyectos, como por ejemplo el que se dio para la pymes lácteas hace ya casi cuatro años, donde la inversión fue importante, sin obtenerse resultados concretos como retorno, tal como se habían ideado en un inicio.

Santa Fe necesita reformular sus escritos, el Decreto Binner, para comenzar a cambiar la realidad de la lechería. Poder hacerlo tiene la simpleza de sentarse a un escritorio a trabajar, nada más.

Temas en esta nota