Los márgenes agrícolas caen 12 por ciento

Las perspectivas de la campaña 2013/14 para los cultivos de verano en la zona núcleo de la provincia se plantean con cierta incertidumbre respecto del ciclo pasado, según un informe elaborado por el Inta Marcos Juárez.

Por
Los márgenes agrícolas caen 12 por ciento
13deSeptiembrede2013a las07:58

Las razones de las dudas están dadas por la evolución del mercado mundial de granos y también por factores domésticos, que a nivel local parten de un diagnóstico de perspectivas climáticas neutras.

“En la actualidad, no está definida la situación de las variables fundamentales de los mercados de granos en el hemisferio norte. Como argumento positivo se puede mencionar que aunque los precios internos esperados son menores a los de la campaña pasada, aún están en el caso del maíz un 13 por ciento por encima del promedio trienal y en soja un cuatro por ciento”, precisa el informe elaborado por Carlos Ghida Daza, del grupo Economía de la experimental de Marcos Juárez.

Según el informe, el promedio general de todos los márgenes de cultivos de verano muestra una baja del 11,8 por ciento en el resultado esperado 2013/14, con respecto a la media del ciclo 2012/13.

Esta variación es heterogénea según el cultivo; el grano que presenta la mejor condición económica es la soja de primera, con una variación positiva leve del 3,3 por ciento.

Mientras que el resto de los cultivos tiene valores negativos. El reporte precisa que la soja de segunda siembra presenta un rojo de 8,3 por ciento; maíz, 11,2 por ciento; sorgo granífero, 23 por ciento; y girasol, 31 por ciento.

“El margen proyectado de maíz se muestra más competitivo, con una leve diferencia de 2,5 por ciento sobre la soja de primera”, aclara el informe.

A pesar de la baja en los resultados comparativos entre ciclos, el maíz continúa siendo una actividad competitiva, ya que en situación de rendimientos medios presenta una leve ventaja en la proyección del 2,9 por ciento sobre soja de primera. Si a la comparación se le agrega el aspecto ambiental, medido a partir del valor del balance de nutrientes, habría que agregar 432 pesos por hectárea como costo neto adicional en soja, con lo que la mejora sería mayor para el cereal, sostiene el informe.

A la hora de evaluar el aspecto financiero a través de la relación entre el margen y el peso gastado se observa la ventaja de la oleaginosa, que presenta el mayor valor de todos los cultivos y casi duplica al maíz.

El doble cultivo de soja de segunda, que incluye el trigo con rendimiento promedio zonal de 27 quintales por hectárea, agregaría 982 pesos por hectárea al resultado de la oleaginosa, con lo cual la secuencia aportaría un margen total de 3.090,5 pesos por hectárea.

“Si se tienen en cuenta consideraciones ambientales y agronómicas, las opciones de maíz y el doble cultivo trigo-soja de segunda deberían considerarse también eficientes”, admite el informe.

En los casos de sorgo y girasol, los resultados muestran una menor competitividad debido a la baja en los precios esperados.

El costo del alquiler

Con el pago de un arrendamiento de 16 quintales de soja, el maíz necesitaría en la zona núcleo un rendimiento de indiferencia de 73,9 quintales, levemente por encima de los 72,9 quintales del ciclo pasado, de acuerdo con los números realizados por el Inta Marcos Juárez. En el caso de la soja, su costo total promedio en quintales bajó 9,9 por ciento en la proyección: pasó de 30,3 quintales en el ciclo pasado a 27,3 quintales en el actual.

A la hora de medir la sensibilidad del margen bruto ante cambios en el alquiler y rendimiento, el maíz es el cultivo más sensible. El informe identifica a los seguros agrícolas y a los mercados de futuros y opciones como herramientas para bajar el riesgo económico.

Variación de los costos en la zona núcleo

Herbicidas. La suba entre la campaña pasada y la actual es de 42,2 por ciento, según los números del Inta Marcos Juárez. Está fundada en el aumento del principal producto para la confección del barbecho químico (glifosato). 

Semillas. El aumento fue de 9,6 por ciento, por debajo del índice de precios mayorista, que fue de 12,6 por ciento.

Labores. Fue otro de los rubros con aumentos reales, debido a los incrementos de los precios de la maquinaria, combustible y el salario del tractorista. Su variación fue 29,7 por ciento.

Costo directo total. Respecto del ciclo anterior, el costo directo total subió 15,5 por ciento, por encima del índice de precios mayoristas.

Temas en esta nota