Estados Unidos comenzó la trilla de una producción récord

Sin embargo, hasta el momento los trabajos no superan el 5% del área implantada, esperándose que cobren fuerza en las próximas semanas

Por
Estados Unidos comenzó la trilla de una producción récord
16deSeptiembrede2013a las07:08

El país del norte ha comenzado la trilla de una producción récord, superior a 350 millones de toneladas. Sin embargo, hasta el momento los trabajos no superan el 5% del área implantada, esperándose que cobren fuerza en las próximas semanas. La llegada de clima seco y extremadamente caluroso a las regiones productoras impactó en menor medida sobre el maíz que en la soja, evitando un quebranto de producción de la misma dimensión al observado con la oleaginosa. Es por eso que tras efectuar un ajuste a la baja en su reporte de agosto, el USDA corrigió su estimación en sentido ascendente el último jueves, sorprendiendo a los operadores.

El panorama mayormente estable que se avizora en el consumo permite que todo incremento en las cosechas se traslade a un mayor stock final, posibilitando la tan esperada recomposición de los inventarios globales. Este factor limita el potencial de suba de los precios, que en el caso de comenzar una nueva carrera bajista podrían alcanzar registros 50% más bajos que los máximos alcanzados el año pasado.

Los exportadores y procesadores en Estados Unidos comenzaron a recibir los primeros lotes de la nueva cosecha, razón por la cual han reducido en los últimos días sus bases sobre Chicago. Las plantas de biocombustibles aumentaron su producción y gozan de buena competitividad gracias al sostenimiento del precio del petróleo. Según la Administración de Información Energética - EIA norteamericana, la producción de etanol de la primera semana de septiembre promedió 848 mil barriles diarios, volumen 3,5% más elevado que el de la semana precedente.

Durante las próximas dos semanas el mercado continuará sujeto a una volatilidad particularmente elevada, concentrándose gran expectativa en el informe de stocks al 1ero de septiembre que se dará a conocer sobre finales de este mes. Hasta el momento las cifras oficiales plantean una existencia física cercana a 18,2 millones de toneladas en Estados Unidos al cierre de la campaña 2012/13, aunque resta contrastar este volumen con el tradicional relevamiento trimestral sobre campos y acopios que efectúa el USDA.

Asimismo, se espera con gran ansiedad un nuevo informe de la Agencia de Servicios Agrícolas (FSA) del USDA el día martes, en el que se actualizarán las cifras de hectáreas totales que no pudieron sembrarse durante la última primavera.

Es importante destacar que los fondos especulativos acumulaban un saldo neto vendido de 139.260 contratos hasta el último martes, situación que podría condicionar el potencial de baja en el caso de que estos participantes deseen comenzar una toma de beneficios. La evolución del precio del petróleo, la cotización del dólar y el comportamiento de las tasas de interés serán las claves para tratar de interpretar la conducta de estos agentes.

A nivel mundial el Departamento de Agricultura no introdujo cambios sorpresivos en la hoja de balance de maíz de cara a la campaña 2013/14. Para Argentina el organismo ajustó a la baja su proyección de área cosechada hasta ubicarla en 3,37 millones de hectáreas, unas 160.000 hectáreas menos que las inicialmente estimadas. Tomando rindes apenas superiores a 77qq/ha se podría obtener una cosecha de 26 millones de toneladas. Este número se acerca algo más a los primeros guarismos que se estiman a nivel local, aunque la amplia ventana de siembra dificulta conocer con exactitud el alcance que finalmente tendrá el cultivo.

Luego de las lluvias del último fin de semana, los trabajos de implantación tuvieron su puntapié inicial y se espera que cobren fuerza durante las próximas semanas, favorecidos por la mayor humedad que podrían ir ganando los suelos. Sin embargo, luego de tres meses prácticamente sin lluvias en la zona núcleo, el inicio de la primavera se avecina con una considerable demanda de agua y las expectativas distan de ser alentadoras. Según GEA - Guía Estratégica para el Agro, dos tercios de la zona núcleo se encuentra en condiciones de sequía.

El mercado del cereal de la cosecha nueva permanece sin vaivenes, detectándose pocos negocios a valores ubicados entre u$s 155 y 160 por tonelada. La capacidad teórica de pago de la exportación al cierre de la semana se encontraba en u$s 160/ton, resultado de tomar un precio FOB de u$s 215/ton y restar derechos de exportación por u$s 43/ton y u$s 12/ton por gastos fobbing. Estos valores arrojan márgenes de rentabilidad muy ajustados para los productores en campos arrendados o zonas alejadas, que enfrentan cuantiosos costos de flete. De hecho, este concepto puede llegar al 40% del total de las erogaciones en las provincias del norte del país.

Según datos del Ministerio de Agricultura, hasta mediados de la semana pasada se habían negociado unas 865.400 toneladas de maíz nuevo, con muy pocos negocios entre finales de agosto y principios de septiembre. La actividad del mercado de los últimos días siguió sin repuntar, con el grueso de la oferta esperando la llegada del mercado a valores superiores. Por este motivo los niveles de cobertura a cosecha son sustancialmente menores a los observados a la misma altura del año pasado.

En tanto, el segmento disponible permaneció relativamente activo, fundamentalmente en las jornadas centrales de la semana. La expectativa que generó la ampliación del cupo de exportación de la campaña 2012/13 motivó el interés de la demanda en cerrar operaciones, llegándose a pagar hasta $ 900/ton por el cereal con descarga en la zona de Rosario. Sin embargo, el grueso de los exportadores acumulaba compras que les evitaron la necesidad de salir a buscar agresivamente la mercadería, limitando el potencial de mejora de las cotizaciones. De hecho, los valores FAS teóricos fluctuaron entre $ 930 y hasta $ 945 por tonelada a lo largo de la semana.

Luego de la reunión de la mesa del maíz con las autoridades del gobierno llevada a cabo a mediados de la semana se decidió la ampliación del saldo exportable del ciclo actual hasta 20 millones de toneladas, sumando futuras emisiones de ROE Verde por 3 millones al total ya entregado. Dado que entre los participantes de la cadena se estimó una oferta total de la campaña superior a 29 millones de toneladas, quedaría un volumen de 9 millones de toneladas para cubrir el consumo interno. Si bien en la plaza se percibe que resta oferta de maíz por negociar, quedan dudas respecto de la capacidad de Argentina para encontrar suficiente mercadería para embarcar durante los próximos meses.

Temas en esta nota

Seguí leyendo