Industriales cuestionan el apuro para aplicar la Liquidación Unica

El CIL se lo manifestó al Subsecretario de Lechería, por el efecto negativo que podría tener en los precios al productor, de iniciarla tan súbitamente. Sin embargo, el funcionario considera que “el productor va a terminar el año con un precio promedio bueno, con rentabilidad".

Por
Industriales cuestionan el apuro para aplicar la Liquidación Unica
28deSeptiembrede2013a las03:51

A pesar que el Gobierno creía que las nuevas disposiciones por el pago de leche iban a cambiar positivamente, de un momento a otro la retribución por la materia prima a los productores, acelerando un proceso de al menos tres años de demora, la cuestión parece ya no plantearse tan sencillamente.

Fue en las últimas horas que  trascendió que los industriales lácteos argentinos presentarán un recurso administrativo para solicitar la anulación de la normativa que establece que un 95 por ciento del pago de la leche, en referencia a los sólidos, tanto grasa como proteína, en condiciones adecuadas higiénico-sanitarias.

A través del Centro de la Industria Lechera la manifestación se dio en el sentido negativo en cuanto a la Resolución 344/13 de Agricultura, firmada por Lorenzo Basso, por considerarla inaplicable, teniendo en cuenta que en el marco de una merma productiva, se pasarían a dejar fuera del mercado de proceso a una significativa cantidad de tambos, que actualmente no producen en el rango cualitativo exigido. 

No sólo en ese sentido apunta el reclamo, sino que también añade que al generarse sólo cinco puntos de incidencia en el precio por parte de las bonficaciones comerciales, que hasta el momento representaban el 80 por ciento del precio, se podría interferir en la elección de las empresas. Está claro que quienes no puedan cumplir con los márgenes de calidad referidos podrían promover una sangría de materia prima hacia el mercado informal, donde se acepte esa leche.

El CIL reclama que se estandarice la implementación de la liquidación única, para toda la industria , lo cual no se cumple ya que incluso no existe análisis tercerizado de las muestras, por falta de laboratorios arbitrales habilitados.

Lo cierto es que la industria no cuestiona el cuarto artículo de la nueva normativa, donde se solicita a los Operadores Comerciales que informen por declaración jurada cinco días hábiles antes al primer día de comienzo de recolección de la materia prima, a la Subsecretaría de Lechería los valores que establezcan para los contenidos de los sólidos con destino a mercado interno y externo, la escala de bonificaciones y penalizaciones por calidad higiénico-sanitaria y la fecha de pago, aplicándose el mismo esquema informativo para los tamberos. La industria entiende que esta es una manera de generar el esclarecimiento sectorial que se adeuda desde hace décadas.

Corresponde remarcar que ya en agosto de 2011 y a más de un año de su primer anuncio, la Nación generaba la primera resolución conjunta (739/2011 y 495/2011) de los ministerios de Agricultura y Economía, para el sistema de pago de la leche cruda sobre la base de atributos de calidad composicional e higiénico-sanitarios, siendo un sistema único, mensual, obligatorio y universal. Más allá de esa intención no se pudo aplicar, salvo en industrias que tomaran la iniciativa, como fuera el caso de SanCor, que inició un trabajo de promoción de la mejora de la materia prima entre sus socios tamberos, a quienes además comenzaron a asesorarlos en cuanto a la administración de sus empresas, en su mayoría, familiares.

NO TAN CONVALIDADO

Según nos comentara días atrás el Subsecretario de Lechería de la Nación, cuando aún no había recibido los reclamos, destacaba esta política y los elogios del primer momento, como lo fuera el discurso del presidente de SanCor, Oscar Carreras, en oportunidad de habilitarse las nuevas instalaciones de la planta de Chivilcoy, sobre la diferenciación de pago y el avance sobre la valoración de calidad y no cantidad de materia prima. 

“Es muy clara la resolución, donde queda muy claro sobre qué parámetros se trabaja, en algo que ha convalidado en su momento todo el sector que permitió una Resolución en conjunto entre el Ministerio de Agricultura y el de Economía y que ahora se profundiza, porque queremos corregir todas las distorsiones que generó toda esa bonificación comercial del 20 por ciento. Seguramente algunos actores de la lechería, tal vez representantes de la lechería globalizada, que por ejemplo en su país de origen están estrictamente regulados y que en este país donde vienen a desarrollar su actividad no aceptan ningún tipo de marco regulatorio. Quieren que todo esté al libre albedrío, están disfrazados de corderos pero son lobos que pueden llegar a quedarse con el futuro de la lechería argentina”. Ante esto, Jorge Videla habló de una “decisión política” de hacer pasar a ese devenir por “la industria argentina, sea cooperativa, pyme o una gran empresa”.

Para Videla, “hay que apostar al buen gerenciamiento en los tambos, por el impacto directo e indirecto, en los números. Esto no quita que haya algunos abusos de los actores de la cadena, como proveedores de insumos, respecto a la modificación de precios que están haciendo sistemáticamente en sus listas, en función al precio que va recuperando el productor. También hay que contemplar una realidad de esta primera etapa del año, que es que el productor encontró precio, pero no el promedio individual por vaca, ni el volumen que empieza a aparecer ahora”. En la perspectiva oficial, “el productor va a terminar el año con un precio promedio bueno, con rentabilidad y con un año por delante donde el sector tiene la oportunidad de hacer deberes, pensando en el mediano y largo plazo, con un mercado interno que lo acompaña plenamente y con una oportunidad de negocios; y un potencial en el mercado internacional muy importante, lo que requiere que todos los actores estemos en la mesa de trabajo, a la altura de las circunstancias, el sector privado y público, pero con una clara visión a largo plazo y donde además la cadena en su conjunto, los trabajadores, los empresarios, los productores, tendrán que analizar hacia adentro la competitividad del sector, de cara en lo que va a venir en la economía global y en los escenarios futuros”.

A SU DEBIDO TIEMPO

El problema que se plantea entre la mirada de los industriales, la de los mismos tamberos y la de la Nación es que se pretende apurar de un mes al otro, ya que en octubre empezaría a regir esta renovada Resolución, algo que debiera haber tenido progresividad. Un productor no puede en pocas semanas revertir el modo de producir, de alimentar a sus animales y de obtener resultados positivos en cuanto al incremento de calidad de la materia prima.

Esto es lo que genera que entre industria y producción se debata sobre la baja en el precio de la leche. De 2,05 que se promedia hoy, serán muy pocos los tamberos que puedan trepar de inmediato en el precio, sino todo lo contrario, la mayoría podría llegar a caer hasta 1,40, aproximadamente, lo que tiraría para atrás, a más de un año y medio de pelea los números de los tambos y el conflicto se reagudizaría.

Se estima que el pedido de revisión de la medida que hacen los privados al Estado, tiene relación con esta pauta, con la falta de evolución en la decisión, lo cual es una etapa más de una manera de hacer las cosas de forma atolondrada, pero que esta vez es la industria la que quiere prevenir males mayores y a tiempo.

Será momento de hacer realidad el desafío que plantea el propio Videla, “que todos los actores estemos en la mesa de trabajo, a la altura de las circunstancias, el sector privado y público, pero con una clara visión a largo plazo”, reiterando palabras ya escritas en este mismo texto. Tendrá el Subsecretario que citar a las partes para volver a planificar esta puesta en marcha, de dar condiciones de ajuste y tiempos estipulados lógicos para que nadie más se quede fuera del mercado, ya que el riesgo está para los tamberos, pero también para las industrias que siendo “corderos o lobos” como él mismo lo mencionara, en definitiva están dispuestas a avanzar en esta medida, que cuando pueda concretarse por completo, será quizá el único gran logro de esta gestión y por el que debiera haber comenzado hace tanto, pero en el hecho de dejar pasar las cosas fundamentales la oportunidad real de crecimiento se desvaneció con el correr de los años y lo único que se aguarda es que aún no sea tan tarde.

Temas en esta nota