“El objetivo es garantizar lo que demanda el mundo”

Morelli, el presidente de Maizar ponderó que tres paises que son competencia en el mercado de maíz se unan en una alianza estratégica.

Por
“El objetivo es garantizar lo que demanda el mundo”
28deSeptiembrede2013a las05:20

Argentina, Brasil y Estados Unidos continúan en su política de integración para la cadena maicera. Maizall, la alianza entre las tres grandes potencias en esa producción, sigue expandiéndose. Alberto Morelli, presidente de la Maizar, la pata argentina de la unión, contó cómo vienen progresando.

“La alianza internacional tiene como objetivo común comunicar los beneficios de la agricultura moderna. Es un trabajo entre productores, en el cual éste último es una figura muy importante. Sabemos que nuestro deber es alimentar a una población mundial cada vez más próspera. Ninguno de nosotros es lo suficientemente grande para hacer el trabajo solo, que es el de la seguridad alimentaria”, manifestó.

“El objetivo común garantizar un sistema de comercio que pueda responder a las necesidades del mundo”, agregó, y contó sobre los avances en esta materia: “Luego de la reunión en Buenos Aires, estuvimos en Panamá, donde va a estar la sede institucional, y programamos un viaje a Corea y a China para hablar de estas cosas en mercados tan importantes”.

Cosecha récord

Luego, Morelli se refirió a los números finales de la cosecha y las perspectivas para la próxima campaña. “Independientemente de cuál va a ser el número final de este año, estamos ante una cosecha record de maíz, que nunca ha faltado y se van a empalmar bien las cosechas”, dijo.

Morelli consideró que “no es razonable” comparar la situación del maíz con lo que ocurre con el trigo, ya que “las industrias compran a ritmo normal y hay abastecimiento. Están ingresando las primeras plantas de etanol, la producción importante va aparecer recién en el año que viene y estará en un millón de toneladas”.

Además, insistió en su pedido de liberar el comercio del cereal: “Tenemos el caso más patético, que es lo que pasó con el trigo. Seguir insistiendo en estas políticas es el camino para un fracaso. Si bien tenemos una campaña record, se dio porque hubo un precio excepcional y la vocación del productor argentino de seguir sembrando maíz. Es muy difícil medir lo que pudimos haber hecho y no hicimos. Perdimos por la poca visión de algunos sectores del gobierno para entender cómo funciona la producción agropecuaria”.

Temas en esta nota