Con altos rindes de indiferencia

Los rindes de indiferencia -necesarios para cubrir los costos y no perder plata- para el maíz y la soja en campo propio son superiores a los de la campaña pasada. Así surge de un informe realizado para la nacion por Juan del Río, del Movimiento CREA.

Por
Con altos rindes de indiferencia
05deOctubrede2013a las06:49

En maíz, en el oeste bonaerense, en campo propio, el nivel de indiferencia para el ciclo 2013/2014 se ubica en 50 quintales por hectárea. El año pasado era de 38,3 quintales por hectárea.

En el NOA subió de los 42,2 quintales de la última campaña a los 56,5 quintales.

También en la región litoral sur habrá que sacar más quintales para el rinde de indiferencia en el maíz en campo propio. De los 31,1 quintales por hectárea del ciclo pasado a los 39,2 quintales que hay que lograr al menos para no perder plata.

En la región central, el rinde de indiferencia para el cereal en campo propio también subió. Y lo hizo de los 39,3 quintales a 51,8 quintales.

El cultivo de soja también se viene con rindes de indiferencia más altos en tierras propias.

En el oeste bonaerense, se pasó de los 8,9 quintales por hectárea a los 10,9 quintales. Para el NOA, en la oleaginosa el rinde de indiferencia trepó de 10,3 quintales a 12,7 quintales. En la región litoral sur se pasó de 10,6 a 12,6 quintales por hectárea.

En la zona centro del país, el cambio fue de los 10,7 quintales por hectárea de la campaña pasada a los 12,7 quintales por hectárea de la actual.

Para Guillermo Villagra, socio de la consultora Openagro, se hace imperativo lograr una buena campaña.

"Necesitamos una excelente cosecha para paliar los costos y las pérdidas de las últimas 3 o 4 campañas, que fueron marcadas por los altos costos, suba de impuestos y problemas climáticos", subrayó Villagra.

Temas en esta nota