La trampa de la recuperación europea

La “solución” de la crisis europea a partir de la promesa de intervención sujeta a condiciones del Banco Central Europeo y el proceso de capitalización de los bancos de la periferia por la vía del “mercado” corre a contramano de dos obstáculos.

Por
La trampa de la recuperación europea
12deOctubrede2013a las07:48

La “solución” de la crisis europea a partir de la promesa de intervención sujeta a condiciones del Banco Central Europeo y el proceso de capitalización de los bancos de la periferia por la vía del “mercado” corre a contramano de dos obstáculos.

Con respecto a la agenda de mejora en la estructura de capital de los bancos europeos, las autoridades van a llevar a cabo un programa para analizar la calidad de los activos de los bancos y una prueba de stress que evalúa la solvencia de las entidades financieras bajo escenarios adversos. Esto, que se realizará durante el primer trimestre de 2014, implica que las entidades deben seguir aumentado las previsiones contables sobre pérdidas contingentes en la cartera de créditos y recomponer la estructura de capital para disminuir el grado de endeudamiento. Para compensar las pérdidas contables por el aumento de las previsiones y reducir los niveles de apalancamiento, los bancos de la periferia europea tienen incentivo a mantener elevadas las tasas de interés activas que financian el consumo y la inversión privada. Proceso que impide que el descenso en el costo de fondeo bancario gatillado por la minimización del riesgo sistémico a partir de la promesa de intervención del Banco Central Europeo, se traslade a una caída de las tasas de interés activas que financia el consumo y la inversión privada en la periferia europea (España, Italia, Irlanda). 

Frente a este contexto, el canal del crédito permanece desconectado de la economía real en una región donde el crédito bancario es el principal mecanismo de financiamiento para las empresas medianas y pequeñas.

El segundo problema que enfrenta la recuperación de la Zona Euro es el fortalecimiento (apreciación) del euro derivado de la lluvia de dólares propiciada por la Reserva Federal de Estados Unidos, la minimización del riesgo sistémico (contagio financiero) en Europa, el cambio de signo de las cuentas externas y la estabilización del ciclo en la periferia europea. 

Evidentemente, el encarecimiento del euro contra el dólar juega en contra de la ecuación de competitividad de una periferia europea que inexorablemente debe bajar costos vía la inconsistencia del ajuste nominal de precios y salarios y el largo camino de las reformas estructurales. Escenario que va en contra del proceso de reducción del desempleo, que en el caso de España y Grecia alcanza niveles del 50 por ciento en el segmento de los jóvenes.

Evidentemente, la política europea necesita implementar una agenda con mayor ponderación del crecimiento y el crédito bajando el grado de restricción asociado al ajuste fiscal y al desapalancamiento de los bancos por la vía del mercado (riesgo moral). En este contexto, una mayor inflación en Alemania ayudaría a mejorar la competitividad de la periferia europea sin necesidad de recurrir al sinuoso camino del ajuste de precios. 

En principio, una coalición entre el gobierno de Angela Merkel y el partido de centro izquierda Socialdemócrata, tras los resultados de las últimas elecciones, podría redireccionar la política en este sentido. Veremos cómo sigue…

Temas en esta nota