Comparado con 2012, los productores apenas vendieron un tercio de la soja nueva

Con expectativas de mejora en el tipo de cambio, o bien un repunte de las cotizaciones, se cerraron pocas ventas futuras, y casi todas sin precios firmes

Por
Comparado con 2012, los productores apenas vendieron un tercio de la soja nueva
14deOctubrede2013a las06:36

Las embestidas que desde el Gobierno hicieron en los últimos meses contra los productores agropecuarios por su decisión de retrasar lo más posible la venta de soja a la espera de definiciones económicas tras las elecciones, no hicieron mella en la estrategia rural. Es más, cuanto mayores fueron las acusaciones de sentarse sobre la cosecha y hacer demorar el ingreso de los tan preciados y necesitados dólares que deja el comercio internacional de soja (principal producto de exportación argentino desde hace casi una década), mayor pareció serla reticencia a vender.

Y la situación se profundiza con la campaña nueva, que comenzará a sembrarse en apenas días, y que se espera deje una producción récord, por encima de las 52 millones de toneladas, tras sembrar también un área histórica de más de 20 millones de hectáreas.

Cuando restan 2 semanas para las elecciones legislativas, y a la espera de definiciones en materia económica –sobre todo ligadas al tipo de cambio oficial–, los sojeros vendieron solo un tercio del poroto futuro de lo que comercializaron a esta altura del año pasado. Dicho de otra forma: a principios de octubre de 2012, los productores sojeros habían comprometido ventas por 3 millones de toneladas. La misma cantidad, incluso, se había pactado para la misma época en los últimos 5 años. Del total vendido de antemano en las últimas campañas, además, el volumen comprometido con precio a fijar a la entrega promedió el 47%.

Hoy la situación es bien distinta. No solo los productores vendieron apenas 1 millón de toneladas de la soja nueva, sino que el 86% de ese volumen se hizo sin precio en firme.

La situación responde principalmente a dos cuestiones: por un lado, la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir en materia económica, y principalmente con el tipo de cambio oficial tras los comicios legislativos del próximo domingo 27. Un repunte del dólar compensaría en parte la caída que vienen teniendo los precios de la oleaginosa, tanto en el mercado local como en el externo, dominado por una futura oferta mundial récord. 

Por el otro, está la expectativa de que las cotizaciones de la soja repunten en el mediano plazo. Aunque, coinciden los analistas, la mayor apuesta está centrada en que pasado el turno electoral haya una devaluación más pronunciada, que haría más atractiva la venta de soja.

La estrategia de retención de soja, que fue defendida por los líderes de las entidades del agro como la manera que tiene el productor de preservar el valor de su actividad en un contexto de acceso casi nulo al dólar billete, se mantuvo durante toda la campaña 2012/13. Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, al 2 de octubre último, la exportación y molinería habían comprado el 74% de la producción sojera “vieja”, de las cuales 30% todavía no tenía precio pactado. El año pasado, para esta fecha, ya había sido comercializada el 87% de la campaña anterior. En los últimos cinco ciclos agrícolas, para esta altura de octubre, el volumen vendido ascendía a 83% de la soja producida.

Temas en esta nota