A un día del default en EE.UU. conservadores duros traban acuerdo

La pulseada por un acuerdo que permita votar una ley de presupuesto y elevar el techo de endeudamiento continuaba ayer entre la Casa Blanca y los republicanos en el Congreso sin visos de solución.

Por
A un día del default en EE.UU. conservadores duros traban acuerdo
16deOctubrede2013a las07:43

"Desde el Senado hay indicios alentadores. Pero por el momento estamos muy lejos de un acuerdo", advirtió el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, con el ceño fruncido, frente a algunos fotógrafos y reporteros.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, intentó una segunda votación luego de que el plan original del cuerpo legislativo fuera rechazado por la Casa Blanca. Sin embargo, las discrepancias en el seno de su fuerza -que controla la Cámara baja- hicieron imposible esa opción. Los republicanos ultraconservadores del Tea Party y los más pragmáticos encabezaron la rebelión interna.

El proyecto que finalmente no se trató difería mínimamente del presentado en la mañana. Según este texto, los servicios públicos federales serían reabiertos inmediatamente, pero sólo hasta el 15 de diciembre, el techo de la deuda sería elevado para que el Tesoro pueda pedir prestado hasta el 7 de febrero pero se impediría al Departamento del Tesoro utilizar "medidas extraordinarias" una vez vencido ese plazo. 

Los republicanos también incluyeron una disposición que suprimiría los subsidios de salud para los legisladores, sus colaboradores y responsables del Ejecutivo, una exigencia del sector utraconservador del partido. En cambio, la eliminación de un impuesto sobre los aparatos médicos fue retirado.

Ayer más temprano, los representantes ya habían obstaculizado la posibilidad de poner fin a la parálisis fiscal y de evitar que Estados Unidos por primera vez ingrese en cesación de pagos al modificar un acuerdo bipartidista que el lunes se había pergeñado en el Senado.

Estados Unidos superó en mayo su límite legal de endeudamiento, de 16.700 millones de dólares. El 17 de octubre, el Tesoro dejará de aplicar "medidas extraordinarias" que permitieron al Gobierno funcionar por encima de su límite legal de endeudamiento desde hace meses y por primera vez en su historia el país ingresará en cesación de pagos.

Los efectos que supondría ese inédito desenlace son inconmensurables no sólo para la economía estadounidense -que todavía trata de superar la crisis de 2008- sino para los mercados globales y otros países que, hace cuatro años, también fueron arrastrados por la debacle económica estadounidense. 

Por su parte, el Senado decidió reanudar las negociaciones luego del fracaso de la discusión en la Cámara de Representantes. 

"El senador Harry Reid y el senador McConnell retomaron las negociaciones y son optimistas sobre alcanzar un acuerdo pronto", declaró Adam Jentleson, portavoz del líder de la mayoría demócrata, aludiendo también al jefe de la minoría republicana. 

La Casa Blanca, por su parte, rechazó la propuesta republicana por sus condiciones para subir el techo de la deuda y acusó a la oposición de pedir un "rescate" a cambio de una ley. "El presidente Barack Obama dijo y reiteró que los miembros del Congreso no deben pedir rescate para asumir sus responsabilidades fundamentales de aprobar un presupuesto y pagar las deudas del país", explicó la portavoz de la Presidencia, Amy Brundage.

El Gobierno federal acusó así a los representantes republicanos de querer satisfacer "a un pequeño número del Tea Party, los mismos que determinaron la parálisis del Estado" con cierre de servicios públicos desde el 1 de octubre. 

"Los demócratas y los republicanos del Senado trabajan para poner fin, de buena fe, a las crisis artificiales que ya perjudicaron a los estadounidenses", señaló la vocera.

"Mi expectativa es que esto se resuelva, pero no tenemos mucho tiempo", aseguró, en tanto, el presidente estadounidense Barack Obama en una televisora local de Nueva York.

Algunos países como China y Japón, entre los principales tenedores de deuda estadounidense, manifestaron su preocupación por esta situación, toda vez que los bonos del Tesoro son considerados hasta ahora como la inversión más segura en el mundo.

Temas en esta nota