Sequía sin tregua: Chaco, una de las más afectadas

La terrible sequía que enfrentan algunas provincias desde hace varios meses afecta, principalmente, a la siembra de maíz que ya está retrasada.

Por
Sequía sin tregua: Chaco, una de las más afectadas
16deOctubrede2013a las08:39

El último informe quincenal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Pergamino resaltó que "en el plano local, la atención está puesta en el clima por las condiciones mayormente secas en NOA y NEA, en el norte de la región central agrícola. Para esta época del año, la siembra de maíz sería del 30% contra un 8%, según informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires", indicó el informe del organismo estatal.

Además aseguró que "para la zona núcleo la siembra sería del 30% contra un 70% del promedio de los años anteriores" y explicó que "la demora responde a las condiciones meteorológicas, pero también a los precios del cereal, ya que los de la nueva cosecha de maíz se ubicaron entre u$s 155 y u$s 158 la tonelada, cuando el año pasado eran de u$s 190 y u$s 200".

Por su parte, los productores agrícolas chaqueños se volcarán a la siembra del algodón como consecuencia de la prolongada sequía que afecta a varios departamentos de la provincia y también de las escasas lluvias que se registraron en los últimos días, según lo estiman informes elaborados por el Ministerio de la Producción, la Bolsa de Comercio de la provincia y el Consejo Económico Social.

La decisión de los productores, según mencionan los informes, se basa en que el domo agrícola de la provincia recibió el milimetraje suficiente sólo para humedecer los suelos y que además el SENASA recomienda sembrar el cultivo desde el 1 de octubre hasta el 30 de noviembre.

"Durante la primera quincena de octubre, el relevamiento de precios de productos agropecuarios estuvo marcado por las expectativas que generaron las últimas precipitaciones, no obstante, el perjuicio a los cultivos, en muchos casos total, sigue pesando en el mercado", detalla el informe de la Bolsa y del Consejo.

El informe consigna que en la zona de Sáenz Peña llovió entre 50 y 60 milímetros, y según los datos recabados se espera que los productores opten mayormente por sembrar algodón, aunque también hay quienes se inclinarían por soja.

En la zona de Villa Ángela llovió entre 20 y 25 milímetros, lo cual es insuficiente aún para la siembra.

En la zona de San Martín llovió 50 milímetros en promedio, entre 35 y 70 según la zona, y según los informes, se espera una nueva lluvia para realizar la siembra.

De acuerdo con las consultas, los precios en la provincia para la fibra de calidad oscilaron entre $ 10,40 y $ 10,70 por kilogramo, dependiendo de las condiciones de comercialización y características de cada fardo, pero que el volumen de las operaciones no es significativo.

Cabe mencionar que si bien se toma como referencia a las cotizaciones establecidas por la Cámara Algodonera Argentina, los productores rigen los precios acorde al movimiento de la oferta y la demanda local y de la calidad, y por lo tanto no necesariamente coinciden con dichas cotizaciones.

Por otra parte, los milímetros de lluvia que se registraron durante el fin de semana pasado no son suficientes para mejorar la producción de girasol, la cual continúa estancada, explicaron desde el Ministerio de la Producción .

Desde la cartera productiva aseguraron que antes de la temporada se esperaban cerca de 400.000 hectáreas sembradas de girasol, pero la larga sequía solo permitirá llegar a las 150.000, lo que motivó que los productores se decantaran por el algodón. 

Por otra parte, en la provincia de Tucumán se registró un período de lluvias con condiciones de tormenta desde el jueves pasado, con niveles que alcanzaron los 10 milímetros, en tendencia general, y en algunos casos entre 15 y 20 milímetros. Fue la primera vez que se generó un ambiente húmedo en el territorio desde otoño, según los especialistas, lo que "limpió la atmósfera de partículas. El nivel de agua que se acumuló en el suelo también descomprimió el mal ánimo entre los productores, quienes han retrasado hasta ahora el trabajo en campos de la campaña gruesa. Sin embargo, los especialistas consideraron que deben darse otras series de este fenómeno para poder revertir la sequía que afecta a la región, según publicó el diario La Gaceta.

"Si las lluvias formaron parte de un proceso de normalización del ciclo hídrico, fueron buenas. Pero si pasan muchos días sin precipitaciones otra vez, volveremos a la misma situación (de seca)", enfatizó César Lamelas, responsable de la sección Agrometeorología de la Estación Experimental Agroindustrial "Obispo Colombres" (Eeaoc).

El especialista, en esa posición, remarcó: "las lluvias son positivas, aún cuando no se traten de aportes importantes. Esto hace descomprimir la situación de la gente, del productor, y genera buenas expectativas".

El departamento de Trancas es una de las zonas más afectadas por la sequía. Según el último informe de la Estación Experimental Agroindustrial, desde el jueves hasta el domingo pasado en ese lugar cayeron 20 milímetros en general y fue la de mayor nivel. Luego se detectaron en distintos puntos del territorio tucumano medidas de entre 0,3 milímetro y 15 milímetros.

"Para mí, fueron chaparrones. Cayeron de forma aleatoria. El domingo se registraron 80 milímetros en el sureste de Córdoba, en el área de la localidad de Laboulaye. Se presentó una masa inestable, que generó lluvias dispersas, y algunas de buen volumen. Pero no se extendió hasta Tucumán en la misma densidad", explicó Juan Minetti, director del Laboratorio Climatológico Latinoamericano.

El meteorólogo pronosticó que hasta fin de mes acontecerán condiciones calurosas y húmedas, con chaparrones de niveles superiores a los del último fin de semana. El calor y el ambiente seco se extenderán hasta fin de año.

"Es fundamental tener buenas lluvias para recuperar el perfil del suelo. Las que se produjeron el fin de semana no fueron importantes. Salvo los del domingo", dijo el titular de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Sebastián Robles Terán.

Temas en esta nota