Optimismo global por el acuerdo en Estados Unidos

El acuerdo en Estados Unidos fue recibido con optimismo por los mercados financieros y buenos datos de la agenda macro internacional reforzaron el impulso alcista.

Por
Optimismo global por el acuerdo en Estados Unidos
19deOctubrede2013a las07:44

Finalmente se dio el consenso esperado entre las principales fuerzas políticas de los Estados Unidos. Así, se logró destrabar – aunque sea en forma temporaria – las actividades del gobierno estadounidense y esquivar el default de los títulos del Tesoro. Esto fue recibido con optimismo por los mercados financieros y buenos datos de la agenda macro internacional reforzaron el impulso alcista. En lo local, el índice Merval sigue marcando máximos en respuesta a compras de posicionamiento de cartera y debilidad de la moneda local.

El centro de atención estuvo durante la semana que acaba de concluir en las negociaciones entre demócratas y republicanos, así como las repercusiones que tuvo el consenso arribado cuando la cuenta regresiva se hacía sentir en el ánimo inversor. En rigor, el arco opositor accedió a aprobar el presupuesto para que las agencias oficiales retornaran a sus actividades, luego del “cierre del gobierno”, y el Tesoro ampliase su margen de maniobra para atender las necesidades de liquidez del Estado. Esto se dio a cambio de ligeras modificaciones en la reforma sanitaria impulsada por el presidente Barack Obama, lo cual fue interpretado por distintos analistas como una victoria política para el mandatario. Aunque debe destacarse que este pacto no resulta definitivo sino que pospone el debate hasta comienzos de 2014.

Esta novedad, fue bien recibida por los mercados que retomaron el camino alcista que se había interrumpido mientras se aclaraba el panorama en relación a las gestiones en el Congreso. Si bien el optimismo no había sido abandonado por parte de los inversores, desde el máximo que el índice Standard & Poor’s 500 había alcanzado el 18 de septiembre (1.725 puntos), una mayor cautela llevó a un modesto recorte en este indicador hasta los 1.655 puntos que marcó el 8 de octubre (una caída del 4% acumulada en 14 ruedas). Esto fue revertido y el principal índice accionario de Wall Street no sólo recuperó el nivel alcanzado días antes sino que lo superó para marcar un nuevo máximo histórico en cierre semanal.

En este contexto, la frutilla del postre fue el dato publicado el viernes respecto al crecimiento de la economía china, indicador de peso para los mercados internacionales. Las estadísticas oficiales del gigante asiático confirmaron una mejora en la evolución del PBI, que creció un 7,8% interanual en septiembre, mostrando una aceleración en el tercer trimestre del año. Esto motivó subas en los mercados que se contagiaron entre las principales bolsas asiáticas y europeas. Entre lo más relevante, la bolsa española trepó un 3,5% en la semana y acumula una suba del 22% anual. Siendo una de las mayores subas del viejo continente, el comportamiento de los activos financieros despierta ilusiones de actuar como preámbulo a una mejora sostenida en la debilitada economía ibérica.

Tras la semana de noticias favorables, las luces apuntan ahora a reportes que habían sido postergados por el “shutdown” en Estados Unidos. En particular, el informe de creación de empleo durante septiembre no fue publicado según el cronograma previsto y será dado a conocer el próximo martes. Cualquiera sea el resultado que se anuncie, el impacto difícilmente sea inocuo ya que pondrá nuevamente sobre la mesa el análisis respecto de las medidas de estímulo monetario de la Reserva Federal. Vale recordar que el estado del mercado laboral es el principal indicador que regirá la continuidad del QE3.

En el plano local, las principales empresas cotizantes también vieron subir con fuerza su cotización y el índice Merval – que agrupa los papeles más negociados de la bolsa porteña – saltó un 4,25% respecto del pasado viernes para anotar, con un cierre en 5.465 puntos, un nuevo máximo histórico.

Se destacó el gran volumen de operaciones registrado en renta variable, el cual se explica por posicionamiento de carteras de inversores medianos a grandes (los activos argentinos gozan de algunas recomendaciones de peso entre inversores institucionales, según se rumoreó entre los operadores) y por el vencimiento de opciones de octubre.

Entre las acciones que integran el Panel Líder, las principales subas estuvieron en los papeles del Banco Macro (+14,5% en la semana), Edenor (+13%), Banco Francés (+12,4%), Petrobras Argentina (+8,8%), Telecom (+5,5%) y Tenaris (+5,2%).

Sigue sorprendiendo el marcado comportamiento alcista que presentan las compañías del sector energético. Edenor, la principal distribuidora de energía eléctrica del país, acumula una suba cercana al 365% en lo que va de 2013, en tanto que su controlante – Pampa Energía – hace lo propio en un 155% respecto de su valor al mes de enero.

Comentarios similares aplican para empresas que cotizan en el Panel General, tales como la Transportadora de Gas del Norte y la Transportadora de Gas del Sur (que ganan 171% y 148% respectivamente). Al igual que para las eléctricas, la mejora en los precios se fundamenta en expectativas de recomposición de los postergados cuadros tarifarios.

Entre los títulos públicos más operados, los bonos del Estado Nacional en pesos ajustables por CER vieron una toma de ganancias tras las fuertes subas que experimentaron ante las expectativas que genera el renovado índice de precios que elaborará Indec. Esto llevó a caídas de hasta 6% respecto del pasado viernes.

Por el contrario, los títulos en dólares se mostraron fuertemente demandados por una creciente dolarización de carteras, que se reflejó también en subas en el dólar oficial y paralelo. Las mayores subas se dieron en el tramo medio y largo de la curva, con alzas del 5% y 6% para bonos Par y Discount emitidos en moneda norteamericana.

En menor medida, los bonos pagaderos en dólares emitidos por la provincia de Buenos Aires experimentaron subas en torno al 2% para aquellos con vencimiento más cercano. Los títulos bonaerenses con vencimiento en 2028 se presentaron en línea con los nacionales de mayor duración y treparon un 6%.

Por último, los cupones vinculados al PBI acompañaron las subas, destacándose una mejora del 7% para los TVPP (en pesos).

Temas en esta nota