El que pone la carne gana

Con la liquidación de animales y menos toneladas exportadas, los precios de la carne al consumidor están prácticamente quietos: la suba interanual, según el relevamiento de este diario, es de apenas 2,7 por ciento.

Por
El que pone la carne gana
04deNoviembrede2013a las06:56

Cuando el precio de la carne comenzó la escalada hasta alcanzar los 60 pesos –en el caso de los cortes más caros– a comienzos de 2012, el consumo se vino abajo. Varió la ecuación de la mesa de los argentinos: menos carne vacuna y más pollo y pastas. De los 69,4 kilos de carne consumida por habitante en 2009, se pasó en 2011 a 54,9 kilos.

Luego, de la mano de la estabilización de precios –aunque con la industria devastada–, el consumo comenzó a recuperarse. Este año, el promedio móvil se sitúa en 62,2 kilos promedio por habitante, según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra).

Con la liquidación de animales y menos toneladas exportadas, los precios de la carne al consumidor están prácticamente quietos: la suba interanual, según el relevamiento de este diario, es de apenas 2,7 por ciento.

Pero ¿cómo una familia puede reemplazar la leche, el pan, la yerba y la harina?

En octubre, por primera vez desde 2010, el relevamiento arrojó un monto mayor para los productos de almacén que para la carne. Ahora, una familia de cuatro personas destina al primer rubro 804,56 pesos al mes, mientras que a la carne, 764,26 pesos.

Los desencuentros entre productores y el Gobierno nacional derivaron en aumentos de los precios minoristas que alcanzan al ciento por ciento en productos de primera necesidad (la harina y la yerba son los casos más resonantes).

Los pactos con algunos de los que conforman el último eslabón de la cadena, en tanto, tampoco han surtido efecto: por caso, aunque fue extendido hasta fin de año el acuerdo que mantiene “congelados” 500 productos en los supermercados, los pocos aplicados en Córdoba prácticamente han desaparecido. ¿Algún bolsillo lo notó?

Temas en esta nota