China promete dar un rol “determinante” a los mercados y alentar el sector privado

Las autoridades chinas anunciaron reformas económicas graduales, con la perspectiva de obtener “resultados decisivos” en 2020. El sector público seguirá siendo el pilar.

Por
China promete dar un rol “determinante” a los mercados y alentar el sector privado
13deNoviembrede2013a las07:16

Los líderes del gobernante Partido Comunista chino (PCCh) terminaron ayer el esperado cónclave para definir los grandes lineamientos del país con la promesa de dar a las fuerzas del mercado y al sector privado un mayor papel en la economía dominada por el Estado, pero sin lograr grandes reformas para cambiar el modelo de crecimiento económico del país, hasta ahora basado en las exportaciones, que comienza a dar señales de agotamiento.

De acuerdo a un comunicado publicado por la agencia estatal Xinuha tras la reunión de cuatro días que los defensores de la reforma esperaban que pudiera desatar una ola de cambios, los pesos pesados de la política china –los 205 miembros del Comité Central del PCCh, encabezados por el presidente, Xi Jinping, y el primer ministro Li Keqiang– dieron un apoyo inusualmente fuerte a las empresas privadas como “componentes importantes” de la economía, pero dijeron que las empresas estatales seguirán siendo su fuerte. Redactado con una buena dosis de ambigüedad, y conteniendo más una enumeración de principios que medidas concretas, el partido se fija el objetivo de lograr “resultados decisivos” para 2020.

“El asunto central es fortalecer la relación entre el gobierno y los mercados, al permitir que éstos desempeñe un rol determinante en la asignación de recursos”, dice el comunicado. Hasta ahora, las autoridades definían el papel del mercado en la distribución de recursos como “básico”.

El partido dijo que creará un comité para “profundizar ampliamente la reforma” y que será responsable de “diseñar la reforma sobre una base general, arreglarla y coordinarla”, pero no dio indicios de cuando serían aprobados más cambios. Esto sugiere que en la cumbre se llegó a un acuerdo sobre los puntos generales, pero se dejaron de lado debates de reformas de fondo. Así, y a contramano de lo que muchos esperaban, el partido no anunció ningún plan de reforma importante para las empresas propiedad del Estado, que controlan grandes porciones de la economía, incluyendo los bancos, la energía y las telecomunicaciones, y ratificó que se mantendrá el dominio del “sector público” en la economía. 

La expectativa de la cumbre era máxima, no sólo porque es la primera que se realiza tras el cambio de mando en China el año pasado, sino también porque los medios oficiales hablaban de un encuentro “histórico” y de posibles “medidas sin precedentes”.

De todas formas, tanto el plazo autoimpuesto para los avances (2020) como la calificación del sector privado como “un importante componente de la economía socialista” sugieren que la actual administración de Xi Jinping impulsará cambios más profundos que el liderazgo anterior.

El comunicado fue escueto en detalles, pero se espera que genere medidas específicas de las agencias estatales en los próximos años, que apunten a reducir el rol del Estado en la economía, como ha ocurrido históricamente tras este tipo de sesiones plenarias.

Entre los temas destacados, el partido dijo que trabajaría para profundizar la reforma fiscal e impositiva, establecer un mercado unificado de tierras en ciudades y en el campo, conformar un sistema de seguridad social sostenible y dar a los agricultores más derechos de propiedad.

Temas en esta nota