La urgencia de aprovechar la cuota 481

El reciente acuerdo comercial de la Unión Europea con Canadá achicará el cupo sin aranceles para carne de feedlot. De prosperar las negociaciones con Estados Unidos, el beneficio podría desaparecer de un plumazo.

Por |
La urgencia de aprovechar la cuota 481
10deDiciembrede2013a las16:37

A mediados de octubre, Canadá y la Unión Europea concluyeron las negociaciones para firmar un Acuerdo Integral Económico y Comercial.

En los últimos años, Canadá exportó a la UE agroalimentos por U$S 2.500 millones anuales en promedio. En materia de carnes vacunas, el país americano goza de una cuota Hilton de 11.500 ton, que comparte con EE.UU., con un arancel del 20%, y participa de la cuota 481, sin aranceles, que totaliza 48.300 ton para todo el mundo.

Desde 2009, en que se puso en vigencia la cuota de feedlot, Canadá y EE.UU. priorizan este cupo sobre la Hilton, asignación que no logran completar, debido a su desventaja arancelaria y por tratarse del mismo tipo de ganado (para esos países, la Hilton admite grano).

El nuevo acuerdo contempla mayores beneficios: una cuota de 35 mil ton peso producto de carne enfriada; otra de 15 mil ton para carne congelada; y exportaciones dentro de la Hilton, todas ellas sin aranceles.

La 481 en riesgo

La cuota 481 surgió como compensación de la UE a Estados Unidos y Canadá por la prohibición al ingreso de carnes producidas con hormonas. Si bien puede ser usada por cualquier miembro de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el bloque puede reducirla unilateralmente ya que la misma no ha sido consolidada ante el organismo multilateral.

En este contexto, una vez que al acuerdo entre la UE y Canadá entre en vigencia, el cupo se reducirá en 3.300 ton. ya que este volumen corresponde a la compensación a la ganadería canadiense. Para ello, debe ser aprobado por los parlamentos de los 28 miembros de la UE, por el de Canadá y los de cada una de sus provincias. Se estima que todo este proceso puede llevar un número importante de meses, quizás un par de años.

Mientras tanto, la UE ya empezó las negociaciones con los EE.UU. para alcanzar un acuerdo de libre comercio lo que abre la posibilidad de que, una vez logrado, y en línea con lo que acontecerá con Canadá, se elimine la totalidad de la cuota.

Otra amenaza

El acuerdo entre la UE y Canadá, podría significar una oferta de carnes más abundante de parte del país del Norte, con mejores condiciones de acceso, lo que generaría una presión bajista sobre los precios de importación afectando a los exportadores del Mercosur.

De todos modos, hasta el momento, Canadá está lejos de maximizar los beneficios de la cuota 481. Su dificultad, al igual que para los EE.UU. consiste en el bajo número de animales que se engorda sin hormonas.

Los pocos animales que la industria consigue con estas condiciones son exportados casi integralmente, es decir, unos veinte cortes. Es por ello que del tonelaje embarcado, sólo una fracción compite con los cortes más caros que exporta el Mercosur y en los que se ha especializado en el comercio con la UE. Además, no parece fácil, dados los antecedentes de más de cuatro años de cuota 481, que ese número vaya a crecer fuertemente en el futuro.

Oportunidades

Simultáneamente, el acuerdo brinda un importante argumento al Mercosur en la negociación del acuerdo de libre comercio con la UE.

Si Canadá, que según la información oficial europea ha exportado a la UE unas 600 ton anuales en los últimos años, recibió una cuota de 50 mil ton, el número que el bloque tendría que ofrecer al Mercosur debería ser astronómico, mucho mayor que las 100 mil ton propuestas por la UE en 2004 y que las 315 mil ton pedidas por los países de la región. Esto, claramente, no va a ser así pero es un dato para ejercer más presión en la negociación.

Además, este acuerdo y el convenio en ciernes con EE.UU. es un llamado de atención para los gobiernos del Mercosur: no se puede seguir ignorando la ola de acuerdos de libre comercio que todo el mundo está firmando, si se pretende mantener la competitividad en los mercados internacionales.

La Argentina

Más allá de la gestión a nivel regional, la Argentina tiene sus propias asignaturas pendientes.

Si bien, hace bastante tiempo que completó el trámite de habilitación para la cuota 481 todavía no logró la aprobación necesaria. No cabe duda de que hay elementos políticos que inciden en esta demora, por ejemplo, hace más de un año que está vacante el cargo de embajador en la UE y mantiene varias disputas comerciales con países del bloque.

De todos modos, la Argentina tiene el derecho de ser autorizada y, una vez que lo logre, va a poder aprovechar el cupo de mejor manera que los Estados Unidos y Canadá ya que produce sin hormonas y tiene una gran cantidad de feedlots de alta eficiencia. Esto le permitiría a la industria frigorífica enfocarse en los cortes más caros y en algunos de precio intermedio, sacándole más ventaja a la cuota.

(*) Director de Valor Carne

Temas en esta nota