La Fed anuncia un recorte gradual de la inyección de dinero

Como una respuesta a las mejores proyecciones que ofrece la economía estadounidense, la Reserva Federal comenzó finalmente a desandar el camino del estímulo monetario.

Por
La Fed anuncia un recorte gradual de la inyección de dinero
19deDiciembrede2013a las09:15

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció su decisión de reducir el agresivo programa de compra de bonos, pero buscó calmar los temores de que la medida debilite la economía sugiriendo que la tasa clave de interés se mantendrá baja por más tiempo de lo que había prometido. En lo que constituye el comienzo del fin de su inédito programa de apoyo a la economía de Estados Unidos, la Fed recortó en u$s 10.000 millones sus adquisiciones de bonos hipotecarios y del Tesoro estadounidense. 

Al término de su última reunión del año, el Comité de Mercado Abierto del banco central indicó que bajará de u$s 85.000 millones a u$s 75.000 millones sus compras mensuales. “A la luz del progreso hacia el empleo máximo y la mejoría del panorama en las condiciones del mercado laboral, el Comité decidió reducir modestamente el ritmo de sus compras de activos”, afirmó el comunicado. 

Sólo uno de los miembros votó contra estas decisiones: el presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, sostuvo que la tasa de desempleo, actualmente en el 7 %, sigue siendo demasiado alta y que el ritmo de inflación, del 1,2 % anual está muy por debajo de la meta de la Reserva Federal. 

El banco central estadounidense, asimismo, mejoró su proyección del producto interno bruto (PIB) para este año, calculando que crecerá entre un 2,2% y un 2,3%, comparado con la previsión de un incremento entre el 2% y el 2,3% que hizo en septiembre. En ese mes, la Fed había proyectado que la inflación este año estaría entre el 1,2% y el 1,3%, pero ahora calcula que quedará entre el 1,1% y el 1,2%. El banco central considera saludable un índice de inflación anual del 2%. En cuanto al desempleo, mientras que en septiembre la Reserva Federal esperaba un índice entre el 7,1% y el 7,3%, ahora calcula que el año terminará con un desempleo del 7 al 7,1%.

“Este es un voto de confianza en la economía y representa el primer paso hacia la normalización de la política monetaria. La mirada hacia adelante sobre las tasas era pesimista debido a los esfuerzos de la Fed para minimizar cualquier consecuencia negativa de la decisión de recortar el estímulo”, señaló David Joy, jefe de estrategia de mercado de Ameriprise Financial, en Boston.

Para Wayne Kaufman, analista de mercados de Rockwell Securities en Nueva York, “el recorte es una buena señal de que el estímulo cuantitativo (QE en inglés) no durará por siempre. Creo que la gente estaba preparada para esto y creo que ellos se sienten aliviados de que la Fed esté comenzando a hacerlo”. 

Así, los mercados, que habían temido durante los meses anteriores este recorte, reaccionaron con optimismo inicial por lo que significa para la solidez de la economía estadounidense. Los índices Dow Jones y S&P 500 de Wall Street registraron máximos históricos con el anuncio de la reducción de los estímulos, confirmando que la economía estadounidense se encuentra en un curso sólido. El Dow Jones subió 1,85% máximo histórico al cierre mientras que el S&P ganó 1,66%.

En la Argentina, los papeles líderes redondearon una caída marginal del 0,21% presionados a la baja por las acciones de compañías eléctricas (muy comprometidas por los cortes de energía), mientras los títulos públicos en divisas operaron con mayoría de alzas y el dólar paralelo subió a $ 9,80. La plaza porteña negoció $ 95 millones en acciones, con bajas destacadas para Edenor (5,24%) y Pampa Energía (3,52%). En el mercado de renta fija, el Bonar X sumó 0,19% mientras que el bono Global 2017 perdió 0,06%. Por otro lado, el Boden 2015, uno de los títulos más líquidos del mercado, subió 0,64% y el Cupón PBI en dólares con ley local cayó 0,98%.

Temas en esta nota