Anunciaron un acuerdo de precios, pero no difundieron los productos ni sus valores

Capitanich, Kicillof y Costa pactaron con súpers y fabricantes congelar unos 200 artículos; a partir de abril, la lista tendrá reajustes periódicos.

Por
Anunciaron un acuerdo de precios, pero no difundieron los productos ni sus valores
21deDiciembrede2013a las07:45

Guillermo Moreno dejó su cargo en la Secretaría de Comercio Interior, pero su prédica permanece intacta en las altas esferas del Gobierno. Por lo menos ésa es la sensación que se llevaron quienes asistieron ayer, temprano, a la Casa Rosada para escuchar la presentación del plan para controlar los precios que dieron a conocer el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Augusto Costa, que ocupa actualmente el sillón que antes tenía Moreno.

Aunque los funcionarios intentaron diferenciarse del antes omnipresente Moreno, tomaron el núcleo duro de su manual para combatir la inflación, al que le agregaron algunas sofisticaciones técnicas. El resultado: desde el 1° de enero y durante todo el año estará vigente un acuerdo de precios con los grandes supermercados y las industrias proveedoras para una canasta de entre 175 y 200 productos, cuyos valores se actualizarán a partir de abril. El Gobierno, sin embargo, no informó con precisión cuáles serán esos artículos ni qué precios tendrán. Apenas se limitó a decir que la lista abarcará productos de almacén, lácteos, cortes de carnes y pollo; verduras y frutas; jugos, gaseosas y cervezas, y artículos de limpieza y de perfumería, entre otros.

Según Economía, difundirán la lista, con marcas y precios, entre el 30 de este mes y el 3 de enero. El resto del universo de productos seguirá con el esquema morenista de aumentos autorizados por categorías.

Pese al acuerdo, los valores se moverán con ajustes periódicos. La primera revisión se hará en abril. Lo advirtió Kicillof: "Va a haber precios que suban, precios que bajen, como pasa en la vida cotidiana".

Los funcionarios ingresaron en un laberinto discursivo cuando explicaron la forma en la que se aplicará el convenio. Kicillof aclaró que no se trata de "un congelamiento con control de precios, sino de un acuerdo voluntario" con las empresas. Y admitió que "los controles de precios" de Moreno no fueron exitosos. En la misma presentación, sin embargo, prometió que el Estado iba a "actuar".

Capitanich fue mucho más explícito. En su nueva versión endurecida -anteayer amenazó con la estatización de las distribuidoras Edenor y Edesur-, llamó a aplicar un "control popular de precios" para que se respete el acuerdo firmado ayer. E instó a "todos los argentinos a que cuiden su propio bolsillo".

Costa, por su parte, advirtió que Comercio Interior aplicará "las sanciones correspondientes" a quienes incumplan el acuerdo de precios para la canasta básica y las difundirá a la población.

Miraban de cerca Alfredo Coto, titular de la Asociación de Supermercados Unidos (reúne a su establecimiento y a otras cadenas, como Jumbo, Walmart y Carrefour), y Daniel Funes de Rioja, titular de la Copal, que agrupa a los mayores productores de alimentos del país; Alberto Guida, de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayorista, Guillermo Saraceno, en representación del sector de perfumería, y Marcelo Armini, de la Federación de Supermercados y Autoservicios. Si tenían la esperanza de que el acuerdo funcionara como tal, se les debe haber disipado cuando vieron las huestes de militantes kirchneristas vestidos con remeras con la leyenda "miramos los precios", una remake del "mirar para cuidar" que lanzó meses atrás la presidenta Cristina Kirchner y puso en marcha Moreno para detectar a quienes remarcaban los valores en las góndolas. Los empresarios, de todas maneras, acompañaron la propuesta oficial.

En la vereda de enfrente se ubicó Yolanda Durán, titular de Cedeapsa, una de las cámaras que reúne a los supermercados chinos, que no fue invitada al encuentro. Tras las duras declaraciones que hizo al finalizar el encuentro, Costa la llamó personalmente a las 13.30. Le dijo, entre otras cosas, que el Gobierno estaba trabajando en planes alternativos para esa clase de comercios y almacenes.

El Gobierno pactó con un grupo de 65 empresas líderes. Cada una aportó entre 2 y 5 productos, y se comprometieron a mantener congelados por tres meses los precios de venta a los supermercados.

DECLARACIONES CONTRADICTORIAS

Axel Kicillof

"No es un congelamiento de precios, sino un acuerdo voluntario"

El ministro presentó el pacto como resultado del diálogo con el sector privado. Admitió que los controles de precios no habían sido útiles, pero al mismo tiempo se mostró con militantes que vigilarán las góndolas

Jorge Capitanich

"Hay que aplicar un control popular de precios"

 

El jefe de Gabinete, que anteayer amenazó con estatizar a las empresas eléctricas, fue uno de los más duros en la presentación del anuncio. Dijo que los argentinos tienen que defender su propio bolsillo

Temas en esta nota