EE.UU. consolida su repunte con un sorpresivo y fuerte avance del PBI

La economía creció 4,1% en el tercer trimestre, su ritmo más veloz en casi dos años; la clave fue el aumento del consumo.

Por
EE.UU. consolida su repunte con un sorpresivo y fuerte avance del PBI
21deDiciembrede2013a las07:50

WASHINGTON.- La solidez de los números, que sorprendió ayer al mundo, fue una confirmación de la recuperación de la primera potencia mundial: entre julio y septiembre, la economía de Estados Unidos creció un inesperado 4,1%, su ritmo más veloz en casi dos años.

La auspiciosa suba del PBI , difundida ayer por el Departamento de Comercio norteamericano, llega dos días después del anuncio de la Fed de reducir el programa de compra de bonos, que significó un voto de confianza al fortalecimiento de la economía.

Pero las buenas noticias económicas empezaron incluso antes, ya que el mes pasado, el desempleo descendió al 7%, su nivel más bajo de los últimos cinco años.

Entusiasmado por los datos del PBI, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló ayer que cree "firmemente que 2014 puede ser un año de verdadero repunte" económico para Estados Unidos.

"Nos encaminamos hacia el próximo año con una economía que es más fuerte que el pasado año, y creo firmemente que puede ser un año de repunte para Estados Unidos", afirmó Obama, en su última conferencia de prensa antes de irse a Hawai con su familia.

De todos modos, el presidente norteamericano dijo que todavía quedaba "mucho que hacer para restaurar las oportunidades y un crecimiento amplio para todos los estadounidenses", en referencia a la desigualdad económica, que se agravó como nunca en los últimos años en el país.

El alza del crecimiento entre julio y septiembre sorprendió ayer a los analistas, que esperaban que la tasa fuera del 3,6% como estaba previsto. Pero el gasto de las empresas y el consumo se comportaron mejor de lo estimado inicialmente y eso influyó en el aumento del PBI.

El consumo, que supone más de dos tercios de la economía norteamericana, se elevó en seis décimas, hasta el 2%, de la mano de un mayor gasto en bienes y servicios.

En tanto, el gasto empresarial creció a una tasa de 4,8% en lugar del 3,5%, sobre todo en los productos de propiedad intelectual, como en software e I+D.

Además, las ventas al por menor tuvieron su mayor alza en cinco meses y los pedidos a fábricas aumentaron por cuarto mes consecutivo, encabezados por el crecimiento de la producción automotriz.

El crecimiento del PBI de 4,1% entre julio y septiembre sigue al aumento del 2,5% durante el segundo trimestre y del 1,1% de los primeros tres meses de 2013.

Pese al alza, los datos del PBI se apoyan en unas bases que pueden resultar engañosas, ya que gran parte del crecimiento se basa en la acumulación masiva de inventarios de productos por parte de las empresas.

En el tercer trimestre, las empresas norteamericanas acumularon inventario por valor de 115.000 millones de dólares, un nivel ligeramente inferior a la anterior cifra de 116.500 millones de dólares.

Algunos economistas anticipan una desaceleración en el ritmo de acumulación de inventarios, que podría afectar el crecimiento en el cuarto trimestre.

Sin embargo, otros expertos se mostraron más positivos. "Éste es un informe razonablemente sólido", comentó Ryan Sweet, economista senior de Moody's Analytics en West Chester, Pensilvania, quien agregó que la combinación de factores fue más positiva de lo esperado.

"Primero, era una historia sobre inventario. Ahora, con esta mezcla, es favorable para el cuarto trimestre y para comienzos de 2014. La reducción de inventarios parece menos amenazadora y será razonablemente gradual", añadió.

Los analistas esperan, además, que el crecimiento anual sea del 1,7%, inferior al 2,8% registrado en 2012. La reducción se debería a que el gasto de los consumidores cayó a causa del alza de impuestos, que entró en vigor en enero, y a los recortes presupuestarios del gobierno.

De todos modos, tal como dijo Obama ayer, se espera que la economía dé un salto en 2014 y crezca 2,5%, según la previsión de la Asociación Nacional para la Economía de los Negocios.

MERCADOS

Los datos del PBI publicados ayer aumentaron la confianza de los inversores acerca de que Estados Unidos puede resistir una disminución del estímulo de la Fed, que el miércoles dijo que reducirá sus compras de bonos por 85.000 millones de dólares mensuales en 10.000 millones de dólares a partir de enero.

Wall Street cerró la semana con una nueva tanda de récords: el Dow Jones subió un 0,38%, un nuevo máximo histórico, al igual que el S&P 500, que registró un alza del 0,54 %. En tanto, las bolsas europeas también cerraron en alza y registraron su mejor desempeño semanal en ocho meses, impulsadas por la decisión de la Fed. La Bolsa de Fráncfort subió ayer 0,69%; la de Milán, 0,60%, y la de París, 0,4%.

EN LA ÚLTIMA APARICIÓN DEL AÑO, VARIAS DEFINICIONES

Antes de viajar de vacaciones a Hawai, Obama aprovechó ayer su encuentro con la prensa para asentar la postura de su gobierno sobre los principales temas, como el escándalo de espionaje

Techo de la deuda

"El techo de la deuda se eleva para pagar gastos en los que ya incurrimos. No es algo que pueda ser herramienta de negociación"

Espionaje

"Confío en que la NSA no está averiguando cosas indebidas (...) aunque posiblemente tenemos que afinar esto más"

Reforma migratoria

"El hecho de que no fuera abordada en el plazo que quería es frustrante, pero no es algo que lamentaré demasiado"

Del editor: cómo sigue

El repunte no será completo si no baja el desempleo, aún en un alto 7%, y no mejoran los ingresos más bajos. Sería la forma más rápida de atacar la desigualdad.

Temas en esta nota