En Uruguay, gobierno y productores critican fuerte política de frigoríficos

"Cerramos el año con una exportación de carnes brillante, pero los precios del mercado interno son un desastre", aseguró Luis Alfredo Fratti, presidente de INAC. Los productores critican que apostaron a crecer y la industria retrajo la demanda.

Por
En Uruguay, gobierno y productores critican fuerte política de frigoríficos
25deDiciembrede2013a las07:26

El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Luis Alfredo Fratti, afirmó que "hay una intención deliberada de la industria de aprovechar que hay retención de ganado y que se produjeron más de 3 millones de terneros, para comprar el ganado más barato".

La semana pasada se presentó un estudio técnico -elaborado por el INAC- que reavivó la discusión entre industriales y productores. "Los precios bajan internamente porque la demanda se retrajo más que la oferta. Cuando ocurre eso con una baja faena y poco ganado, pero igual los precios caen, no es lógico", sostuvo Fratti.

"Normalmente tenemos una post zafra con baja oferta y altos precios. La post zafra tuvo precios inferiores a la zafra porque los frigoríficos decidieron no comprar ganado y con eso cayó el precio de la hacienda más que lo normal", explicó el presidente de INAC. Sin embargo, también reconoció que cuando los frigoríficos compraban ganado a US$ 3,80 por kilo de carne y los precios de la materia prima prácticamente igualaban los valores de venta de la carne en el exterior, tenían problemas.

Fratti reconoció que hoy existe "una diferencia histórica entre el precio que le pagan los frigoríficos al productor y los valores de exportación. Digo históricos porque casi es la más alta desde que se controlan los datos del Novillo Tipo del INAC y se marca claramente cuánto se le paga al productor y cuánto es el valor industrial. Estos dos meses, desde 2007 hasta ahora, es el agregado de valor industrial más alto".

En cierta medida, el presidente del INAC también desafío a las gremiales de productores. "Parecen estar más preocupadas por los impuestos que por la baja del precio del ganado", dijo Fratti.

Admitió que los productores no dejan que el Estado intervenga. "Van a decir que estamos interviniendo, que hay que dejar que fluya y que el libre mercado regule los precios del ganado. Esto es lo que pasa cuando el mercado se regula solo", dijo tajante.

El jerarca del Ejecutivo reconoció que nunca pensó que el mercado regula todo. "Siempre pensé que los gobiernos no tienen que ser interventores, pero no pueden ser distraídos", expresó.

Coincidencia.Mientras tanto, el delegado de la Federación Rural en la Junta Directiva del INAC, Guillermo Vila, recogió el guante y aseguró que lleva más de dos meses denunciando la situación que viven los productores.

"Todos estos meses pasados escuchábamos que a la industria los números no le cerraban, pero desde agosto hasta la fecha vemos un crecimiento en el agregado de valor industrial en el Novillo

Tipo que calcula el INAC, basándose en la diferencia entre lo que se vende el novillo en cortes y lo que se le paga la materia prima al productor. Hay un crecimiento sostenido en el valor del Novillo

Tipo, con una suba de más de US$ 100 por animal de ingreso incremental (valor agregado) que está teniendo la industria", argumentó.

Según Vila, para que las gremiales de productores agrupadas en la Junta Directiva -Asociación Rural y Federación Rural- puedan denunciar que "hay un acuerdo de precios en la compra y también en los volúmenes a comprar, tenemos que poder demostrarlo".

Vila aseguró a El País que "si lo podemos demostrar, lo vamos a denunciar", pero admitió que "no es fácil demostrarlo, aunque claramente todos sabemos lo que pasa".

Pero los productores, por más que admiten que no es bueno que el Estado regule el mercado, sostienen que sin decirlo, regula.

En este caso, Vila puso un ejemplo claro. "El seguro de paro especial que es una herramienta que usó y usan los frigoríficos para faenar menos, mal usada es una intervención, porque le permite a los frigoríficos que logren el objetivo de faenar menos animales y comprar menos ganado", destacó el delegado de la Federación Rural en el INAC.

"Es lamentable que cuando el productor apostó a crecer, que fue lo que pidió a la industria frigorífica con sus proyectos, la primera respuesta que tenemos es que la industria retraiga su demanda frente a la mayor oferta, para lograr la caída de los precios al productor".

El problema es que la demanda se retraerá más las próximas semanas, porque el año cierra con tres plantas que están paralizando sus faenas en estos días. Por otro lado, "si sigue sin llover, posiblemente la industria logre su objetivo, porque hay productores que van a tener que salir a vender, urgidos por la situación, dijo Vila.

Temas en esta nota