Recién el 3 de enero se sabrán los precios de la nueva canasta

Lo dijo Capitanich. Reconoció así más demoras en la iniciativa: había anunciado un listado de 175 a 200 productos, pero sin definir los valores. Y había dicho que regiría desde el 1° del mes próximo.

Por
Recién el 3 de enero se sabrán los precios de la nueva canasta
25deDiciembrede2013a las07:42

El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, confirmó ayer que los precios de los casi 200 productos acordados se publicarán el 3 de enero. El Gobierno continúa con las negociaciones con las fabricantes y los hipermercados, pero hasta ahora no consiguió alcanzar un arreglo, la publicación del listado se demora más de lo previsto y se siguen sumando demoras a la iniciativa.

“Se hizo un acuerdo marco, donde se especificaron entre 175 y 200 productos.

Ahora lo que se hace es un acuerdo con proveedores y supermercados ”, explicó Capitanich durante la habitual conferencia de prensa que realiza todas las mañanas. El actual congelamiento de precios vence el 31 de diciembre, pero Capitanich confirmó ayer que el futuro acuerdo estará vigente desde el 3 de enero, que será el primer día hábil del año porque el 2 de enero los empleados públicos tendrán asueto.

Lo llamativo fue que el Gobierno realizó el viernes un acto para anunciar el acuerdo, pero no publicó ni los productos definitivos ni los precios que tendrán. Y, además, ese día dijeron que la canasta regiría desde el jueves 1 °.

En el ministerio de Economía confían en que este viernes se cerrará el listado. “Quedan cuestiones chicas por definir y nada que pueda hacer caer el acuerdo”, sostienen cerca del ministro.

La visión de los empresarios es diferente porque sí plantean que todavía hay bastantes cuestiones por definir y que resulta difícil, con los feriados en el medio, poder cerrar el acuerdo antes del 3 de enero. “El acuerdo de precios está en negociación, empresa por empresa y sector por sector”, manifestó el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja. Los supermercados también estiman que todavía están lejos de que se acerquen las posturas.

¿Cuál es el principal obstáculo para cerrar el acuerdo? Fuentes cercanas al ministro Axel Kicillof aseguran que las diferencias entre el Gobierno y las compañías radican en el objetivo del equipo económico de que los productos tengan precios únicos en todo el país (salvo excepciones) y en todas las cadenas. Los privados coinciden en este punto, aunque lo ven complicado de implementar.

La Secretaría de Comercio, que encabeza el economista Augusto Costa, se encargó de elaborar el primer listado con los productos que deberían integrar una canasta que represente dos tercios del consumo de los argentinos. Después se reunió con los fabricantes de gaseosas, galletitas, fideos, azúcar, productos de limpieza, entre otros, para discutir si estos bienes podrían incluirse en el acuerdo y a qué precios para garantizar el normal abastecimiento. Las empresas ya enviaron el primer listado con los precios que podrían ofrecerle a los supermercados, pero en la mayoría de los casos no recibieron una respuesta del Gobierno.

El objetivo del equipo que encabeza el ministro Kicillof, es que los productos mantengan un precio parecido al que tenían a principio de noviembre, cuando se aprobó el último incremento formal, mientras algunas compañías ofrecieron productos que costarían durante 2014 el doble que en 2013. El Gobierno también pretende que las empresas se comprometan a no sacar productos muy parecidos a los acordados para eludir lo firmado.

Los supermercados no hacen declaraciones sobre el acuerdo de precios. Pero entre ellos se comentan que “está un poco verde”.

“Los costos logísticos de transportar mercaderías de un lugar a otro del país complican la idea de un precio único”, explican desde sector.

Las cadenas tienen diferente relación con los proveedores según su porte. Las más grandes suelen acceder a mayores beneficios de los proveedores que las de menor facturación o pocas sucursales. “La idea del Gobierno de establecer un importe único para todos va en contra de las reglas propias del mercado”, critican por lo bajo.

Temas en esta nota